Las funciones de software inteligente en la nube analizan continuamente el estado de la batería y toman las medidas adecuadas para prevenir o ralentizar el envejecimiento celular. Estas medidas pueden reducir el desgaste de la batería, el componente más costoso de un vehículo eléctrico, hasta en un 20%. Los datos en tiempo real recopilados del vehículo y de su entorno juegan un papel clave.

Los servicios en la nube utilizan estos datos para optimizar cada proceso de recarga y proporcionar a los conductores consejos personalizados de conducción sobre cómo conservar la energía de la batería a través de la pantalla del salpicadero. Bosch ha llamado a este nuevo servicio: “Batería en la Nube” (Battery in the Cloud) y su primer cliente es DiDi, el proveedor de servicios de movilidad líder en China. La empresa está equipando una flota piloto de vehículos con servicios de baterías de Bosch en la ciudad de Xiamen.

La vida útil media de las baterías de iones de litio es, hoy en día, de ocho a diez años o de entre 500 a 1.000 recargas

Generalmente, los fabricantes de baterías garantizan un kilometraje de entre 100.000 a 160.000 kilómetros. Sin embargo, la carga rápida, el gran número de recargas, un estilo de conducción excesivamente deportivo y temperaturas ambientales extremadamente altas o bajas, son fuentes de estrés para las baterías, por las cuales envejecen más rápidamente. Los servicios basados en la nube de Bosch están diseñados para reconocer y contrarrestar estos factores.

Todos los datos relevantes para la batería como, por ejemplo, la temperatura ambiente y los hábitos de carga, se transmiten en tiempo real a la nube, donde los algoritmos de aprendizaje automático evalúan los datos. Con esto, Bosch no sólo ofrece información acerca del estado actual de la batería en todo momento, sino que también permite realizar, por primera vez, un pronóstico fiable de su vida útil y rendimiento.

bosch bateria nube 2

Otra característica de las funciones del software inteligente es su “principio de enjambre”: los algoritmos utilizados para el análisis evalúan los datos recopilados de toda la flota, no sólo de vehículos individuales. La inteligencia de enjambre es la clave para identificar la mayoría de los factores adicionales de estrés en las baterías de los vehículos e identificarlos de manera más rápida.

Por otro lado, los nuevos conocimientos adquiridos sobre el estado actual de la batería le permiten a Bosch protegerla activamente contra el envejecimiento. Por ejemplo, las baterías completamente cargadas envejecen más rápido a temperaturas ambientales especialmente altas o bajas. Los servicios en la nube de Bosch aseguran que las baterías no se carguen al 100% cuando las temperaturas son demasiado altas o bajas. Al reducir la carga en unos pocos puntos porcentuales, ésta queda protegida contra el desgaste involuntario.

Los datos en la nube también ayudarán a mejorar el mantenimiento y la reparación de la batería. Por ejemplo, tan pronto como se identifique un fallo o defecto en la misma, la información se le puede notificar al conductor o al gestor de la flota. Esto aumenta las posibilidades de que una batería se pueda reparar antes de que se dañe irrevocablemente o deje de funcionar por completo.

Finalmente, los servicios en la nube optimizan el proceso de recarga. Este proceso, el cual es uno de los mayores obstáculos para crear un mercado a gran escala para la electromovilidad, conlleva el peligro de que las células de la batería pierdan parte de su rendimiento y capacidad. El software inteligente en la nube puede calcular una curva de carga individual por cada recarga, independientemente de si se realiza en casa o en algún otro lugar. Esto significa que la batería se recarga al nivel óptimo, ayudando a conservar sus células.

Mientras que las aplicaciones ya existentes con temporizadores de carga permiten, simplemente, que los conductores cronometren el proceso de recarga para que se lleve a cabo cuando la demanda de electricidad es baja, la solución de Bosch ofrece un proceso de recarga especialmente desarrollado que optimiza una carga tanto rápida como lenta, y controla los niveles de electricidad y voltaje durante el proceso, prolongando así la vida útil de la batería.