Brembo, firma con más de medio siglo de experiencia, ha acumulado a lo largo de los años grandes conocimientos sobre los sistemas de frenos, como es el caso de la arquitectura 'In-Wheel', cuyo estudio comenzó en 2012.

Ahora, después de tres años de análisis y experimentación de la arquitectura 'wheel-end' Brembo avanza hacia el futuro, formando también parte del novedoso proyecto europeo EU-LIVE.

 

Estos estudios, de hecho, han permitido actualizar la tecnología, y un pequeño adelanto se presentó en primicia durante la 66ª edición del Salón International del Automóvil de Frankfurt.

En efecto, Brembo ha equipado un automóvil con cuatro motores eléctricos, uno para cada rueda, que disponen de 90 Kw de potencia máxima y 900 Nm de par máximo, con valores medios de 60 Kw y 600 Nm.

De la integración mecánica-motor-frenos se encarga una unidad de control que gestiona todo el "córner", es decir, el motor y el freno. Básicamente, la tracción, la regeneración y la disipación están sometidas a controles integrados.

Esta solución ofrece numerosas ventajas, tal y como han demostrado las pruebas en carretera realizadas en los últimos meses. Además de la potencia, también se han mejorado el comportamiento dinámico del vehículo y la seguridad. No en vano, la implementación de controles autónomos en las cuatro ruedas permite regular su comportamiento en función de las necesidades.

El núcleo de este sistema diseñado por Brembo es el motor magnético sin escobillas, equipado con un montaje estator-rotor muy compacto. El sistema de frenos, sin embargo, consta de un sistema electromecánico Brake By Wire, con pinzas y discos de peso reducido.

Brembo es asimismo uno de los 12 socios del proyecto EU-LIVE (acrónimo de Efficient Urban Light Vehicles). El proyecto fue presentado el pasado mes de junio en Graz (Austria) y se trata de un Consorcio Europeo de empresas del sector de la automoción, fabricantes de componentes e institutos de investigación.

El EU-LIVE tiene por objeto aumentar el atractivo de los vehículos eléctricos de la categoría L, hasta ahora marginados por el mercado debido a sus elevados precios de venta.