Bridgestone, Socio Olímpico y Paralímpico Mundial, ha anunciado que su experiencia en la innovación de neumáticos y materiales ha sido clave en la producción de una nueva solución que permitirá que los autobuses accedan sin barreras a las estaciones de la Villa Olímpica y Paralímpica de los Juegos de Tokyo 2020.

La compañía está trabajando en Japón como parte de un grupo colaborativo para desarrollar un nuevo diseño de bordillos que permitirá a los autobuses acercarse más a la acera para facilitar el ascenso y descenso de pasajeros. El diseño cuenta con un borde en ángulo diseñado para adaptarse mejor a la forma del neumático y así disminuir el desgaste lateral y las vibraciones del mismo. Además, se puede modificar para adaptarse a los tamaños más comunes de neumáticos y de los vehículos que necesitan acercarse a cierta parte de la acera.

Estaciones sin barreras Tokyo 2020 bridgestone 2

Gracias a esta solución, se reduce el espacio entre la acera y la puerta del autobús, lo que permite subir y bajar del vehículo de forma más fácil y más segura, en especial para los pasajeros que usan sillas de ruedas, para quienes llevan carritos de bebé y para las personas mayores.

El nuevo sistema de estacionamiento de autobuses sin barreras se implementó inicialmente en Okayama (Japón) en junio de 2019 y actualmente está siendo adoptado por el Gobierno Metropolitano de Tokio. La primera instalación en Tokio, en la Villa Olímpica y Paralímpica, terminará de construirse en febrero de 2020 e incluirá cerca de 395 metros de aceras diseñadas para permitir el acceso de vehículos con neumáticos de varios tamaños.

La compañía continúa trabajando con el Gobierno Metropolitano de Tokio y otras áreas metropolitanas para identificar otras posibles ubicaciones donde instalar esta nueva solución, que beneficiará a muchas personas en todo Japón incluso después de los Juegos de Tokyo 2020.

Bridgestone no fabrica ni vende el producto, pero sí ha participado en su diseño inicial, en la etapa de pruebas y en la verificación en colaboración con la Universidad Nacional de Yokohama, la Asociación para la Planificación del Transporte de Japón y la empresa Advance.