Caribou, válido para todas las marcas de vehículos, pretende ser la respuesta a la tendencia de los concesionarios hacia la implantación de herramientas que permitan la fidelización de clientes, aportando un valor diferencial y optimizando costes.

Bubocar contó con el apoyo de Grupo Syrsa, su experiencia e instalaciones como laboratorio, para crear “la única plataforma tecnológica que mejora la rentabilidad de la posventa, la eficiencia en las reparaciones y la comunicación en tiempo real de todos los pasos de una reparación entre empleados del taller y clientes, lo cual mejora la propensión a la compra y su experiencia”, aseguran los creadores de Caribou.

Los beneficios de la herramienta se resumen en ahorro en mano de obra indirecta, mejora en la experiencia de cliente (el usuario está informado en tiempo real y percibe un servicio transparente), aumento de la rentabilidad en la operación (reduciéndose las llamadas del cliente para conocer el estado de vehículo), y vanguardia tecnológica.