Los profesionales de mantenimiento que trabajan con herramientas dependen de ellas para mejorar su productividad, proporcionar un entorno de trabajo seguro y garantizar un trabajo de alta calidad. La calibración es un paso vital para lograr estos objetivos al que garantiza que las herramientas funcionen como deberían y proporcionen las lecturas correctas. Para ayudar a los operadores a entender la importancia de la calibración, los expertos de Chicago Pneumatic han publicado un nuevo blog en su sitio web bajo el nombre “Calibración de herramientas: ¿por qué es importante?”.

"Medir con precisión en trabajos de apriete es crucial para la eficiencia, productividad y la salud y seguridad de los operadores de herramientas y usuarios finales, y la calibración es esencial para mantener la precisión y repetibilidad de la herramienta en el tiempo", indica Eva Marie, gerente global de comunicaciones de marca de Chicago Pneumatic. "Es un área que, a menudo, se puede pasar por alto pero que es importante; por eso, ofrecemos asesoramiento y asistencia gratuitos a nuestros clientes para ayudarles a asegurarse de que entienden completamente cómo obtener los mejores resultados de sus herramientas".

El blog define la calibración y explora por qué es tan importante, explica los principios básicos de la calibración y cómo debe realizarse, y muestra un ejemplo de cómo el torque de un aprietatuercas BlueTork, que se usa para apretar los pernos en las ruedas de la camioneta, puede variar a lo largo de unos años bajo condiciones normales de operación.

No existe un estándar que describa la frecuencia con la que se debe llevar a cabo la calibración, ya que depende de varios factores, incluido el uso de la herramienta y el medio ambiente. El blog concluye con cuatro puntos a considerar al determinar el periodo de calibración y la frecuencia.

"En última instancia, le corresponde al gerente de mantenimiento especificar un intervalo de calibración razonable, ya que entienden su trabajo y la aplicación de las herramientas mejor que nadie, y nuestros expertos siempre están dispuestos a ayudar", continúa Eva Marie. "Es posible que deba realizarse la calibración con la frecuencia de una vez al día o tan poco como anualmente; por ejemplo, se recomienda la calibración manual de la llave dinamométrica una vez al año o cada 5.000 ciclos, lo que ocurra primero".