Cromax pone a disposición de sus clientes la nueva lámpara Led de mano ChromaLamp, indispensable para los talleres que quieren lograr los mejores resultados posibles.

En este sentido, Daniel Aznar, director de Cromax España, recalca que para los talleres es esencial mantener unas condiciones de iluminación adecuadas en todas las etapas del proceso de reparación de pintura. “En Cromax somos conscientes de ello, por eso hemos introducido ChromaLamp”.

Está diseñada para utilizarla en todo el proceso de reparación, desde la identificación de los defectos antes de la pintura como piques y arañazos de lijado, a la comparación y comprobación de muestras de color, hasta la identificación del grosor de las partículas de color. Incluso también puede ayudar a los pintores a detectar problemas tras la reparación como la cubrición.

Gracias a la disposición inteligente de sus bombillas Led, ChromaLamp imita diferentes condiciones de luz con dos posiciones: una para representar la luz del sol del mediodía y otra para simular la luz alrededor de la puesta del sol.

Estas opciones son importantes al verificar la precisión del color, en particular, el metamerismo. Asimismo, sus tres ajustes de intensidad de luz diferentes consiguen que los pintores pueden utilizar ChromaLamp para comprobar incluso los platas más pálidos donde las lámparas estándar pueden producir un exceso de iluminación.

“Su batería de larga duración es una verdadera ventaja para los talleres con mucho trabajo. Gracias a su funcionamiento inalámbrico, es fácil de manejar, más segura y fiable para casi cualquier área de trabajo. Además, la lámpara con la batería incluida pesa menos de 500 gramos”, apunta Aznar.