clarios2Clarios, fabricante de baterías, ha reunido a la prensa europea de forma telemática para resumir sus principales iniciativas de sostenibilidad. El acto ha contado con la presencia de Walter Benade, su nuevo director para Europa, recién llegado a la compañía procedente de Hella, y Christian Rosenkranz, vicepresidente de Clarios.

“Nuestro compromiso con el medio ambiente es una parte importante de nuestra responsabilidad corporativa”, ha afirmado Rosenkranz, quien ha añadido que Clarios aspira “a minimizar el impacto medioambiental de nuestros productos y procesos. La sostenibilidad es uno de los principios fundamentales de nuestra empresa: nuestras tecnologías y procesos establecen estándares en la industria para la protección de la salud, la seguridad y el medio ambiente, tanto en la producción como en el reciclaje”.

En colaboración con clientes y socios, Clarios ha desarrollado un sistema de reciclaje de economía circular fiable y consolidado. Dentro de Europa, este sistema permite que más del 98% de las baterías de plomo procedentes de vehículos se recuperen y que una gran proporción de los materiales que contienen se reutilicen. Como resultado, es posible recuperar y reciclar el 90% de los materiales de las baterías de plomo-ácido. Actualmente, el 75% del plomo de las baterías de plomo-ácido europeas se obtiene de fuentes recicladas.

La red global de reciclaje de Clarios supone que las baterías de automoción son el producto de consumo más reciclado de las principales economías del mundo, por delante del aluminio, el papel, los neumáticos y el vidrio. Así se conservan los recursos y se evitan las emisiones de gases de efecto invernadero provocadas por la compra de materiales nuevos para fabricar baterías. Por otro lado, todos los responsables de sostenibilidad de Clarios imparten formación periódica a todos los empleados y los animan a aportar sus ideas de mejora. Esto ha dado como resultado una reducción del 25% en el consumo de energía y del 35% en el consumo de agua en el proceso de fabricación de baterías en apenas diez años.

Además, los productos desarrollados por Clarios ayudan a los consumidores a ahorrar energía, proteger el medio ambiente y reducir el consumo de combustible. Por ejemplo, ocho de cada diez vehículos nuevos con tecnología start-stop de ahorro de combustible están equipados con una batería AGM o EFB de Clarios.

Por otro lado, Clarios es signataria del Pacto Mundial de las Naciones Unidas. La empresa está comprometida con los diez principios de sostenibilidad universales y asume su responsabilidad con los derechos humanos, la protección laboral y medioambiental así como con las medidas anticorrupción.

Además, la Fundación Clarios tiene un papel especial, pues su actividad está enfocada en la salud de la infancia. Junto con Unicef y la organización estadounidense sin ánimo de lucro Pure Earth, la Fundación Clarios ha lanzado la iniciativa Protecting Every Child’s Potential (PECP) para impedir que los niños estén expuestos al plomo. “Esto nos ha acercado un paso más a nuestro objetivo de hacer que el mundo sea un poco mejor”, resume Rosenkranz.