Continental ha lanzado al mercado HMC Genesis GV80, su nueva pantalla de producción de volumen que incluye la tecnología 3D autoesteroscópica en la variante de línea alta. Esta tecnología muestra en la pantalla escalas tridimensionales, punteros y objetos que pueden advertir, por ejemplo, de una señal de stop en el campo de visión del conductor.

Para ver la señal de advertencia tridimensional no se necesitan gafas especiales, ya que Continental usa barreras de paralaje -listones inclinados que dividen la imagen- como si mirara objetos reales. Se trata, según la compañía, de dos enfoques diferentes, ligeramente desplazados, que llegan al ojo derecho y al izquierdo, dando como resultado la imagen tridimensional.

La cámara interior de Continental detecta el campo de visión del conductor y ajusta la vista 3D a la posición precisa de su cabeza. Para evitar que los conductores centren su atención en la pantalla 3D durante demasiado tiempo, la cámara también emplea la detección de atención para identificar los posibles momentos de distracción o fatiga del conductor. Al visualizar en 3D el panel de instrumentos, Continental garantiza que el conductor no se sobrecargue con la información proporcionada por los avanzados sistemas de asistencia al conductor, pantallas convencionales, servicios de comunicación y aplicaciones de infoentretenimiento.

El Cross Domain Hub, un ordenador de alto rendimiento, es la base para que la pantalla 3D de Continental pueda ser utilizada en el HMC Genesis, “por lo que marca un hito más en la transformación de la arquitectura moderna E/E”, destacan desde la compañía, cuyo objetivo es dejar atrás las numerosas unidades de control individuales y pasar a tener sólo unos pocos ordenadores de alto rendimiento.

En la próxima generación de la solución de dominio cruzado de Continental, todas las pantallas se integrarán en una sola unidad. El conductor podrá distribuir contenido en múltiples pantallas, por ejemplo, mediante control por gestos, arrastrando los mapas de navegación desde la pantalla del pasajero delantero a su propia pantalla y disponiéndolos exactamente en el lugar donde quiera colocarlos. En el modo de conducción automática, las pantallas se fusionan en el ancho de la cabina y ofrecen todos los servicios y aplicaciones que, de lo contrario, sólo estarían disponibles en el lado del pasajero delantero.

Por otro lado, y para asegurar que el pasajero delantero y los ocupantes de los asientos traseros también pueden disfrutar de esta experiencia tridimensional, Continental está desarrollando una nueva pantalla 3D basada en la tecnología natural 3D Lightfield de la empresa Leia Inc. Con esta tecnología se elimina la necesidad de tener cámaras que detecten el movimiento de la cabeza y lentes 3D. Como resultado, la pantalla 3D natural ahorra en peso, espacio y costes, además de abrir el mundo de servicios digitales a todos los pasajeros del vehículo conectado, desde videoconferencias y compras online hasta juegos de realidad aumentada y películas en 3D.

En lugar de las barreras de paralaje, este sistema se basa en la tecnología Diffractive Lightfield Backlighting (DLB) de Leia, que consiste en una guía de onda óptica con rejilla de difracción y nanoestructuras bajo el panel de visualización, que crea un efecto 3D natural al doblar la luz. Continental está adaptando esta tecnología para su uso en vehículos y está previsto que se inicie su producción en 2022.