La Junta Ejecutiva de Continental ha decidido repatriar la joint venture con Osram. Creada en 2018, la empresa conjunta, participada al 50% por cada empresa, está especializada en sistemas de iluminación inteligente para automóviles.

Actualmente, las dos empresas mantienen conversaciones que deberían concluir a finales de año, para pasar, a continuación, a la disolución de la joint venture. Las negociaciones actuales están abordando la cuestión de cómo se deben separar el capital y los activos aportados por cada empresa, incluido un total de 1.500 empleados en 14 ubicaciones, que serán repatriados a las empresas participantes.

Con este paso, Continental y Osram responden a la difícil situación del mercado causada por el bajo nivel global de producción de vehículos y la crisis económica, agravada por los efectos de la pandemia del coronavirus. Continental “no espera que la producción mundial de vehículos vuelva a los niveles previos a la crisis de 2017 antes de 2025 y, en este contexto actual, las expectativas conjuntas anteriores de crecimiento rentable para la empresa conjunta ya no pueden realizarse”. La decisión sobre la posible repatriación está sujeta a la aprobación de los órganos de control competentes.

A través de un futuro acuerdo de cooperación, las empresas planean mantenerse conectadas con sus clientes de la industria del automóvil. El futuro verá nuevas soluciones de iluminación basadas en la estrecha interacción de la electrónica, la funcionalidad del software y las modernas fuentes de iluminación LED.

Para garantizar que las innovaciones y los proyectos resultantes se produzcan en serie a tiempo, las dos empresas garantizarán conjuntamente la continuidad de la implementación del proyecto y la experiencia necesaria para sus clientes de automoción. Por tanto, las relaciones existentes con los clientes no se verán afectadas por las negociaciones actuales o su resultado. Las obligaciones contraídas y los pedidos recibidos hasta la fecha serán cumplidos por ambas empresas.