Una vez se empiecen a retirar las restricciones del confinamiento, Continental destaca la importancia de concertar una cita con el taller o el distribuidor de neumáticos para hacer una revisión al vehículo.

Tras permanecer confinados, los vehículos han estado parados durante semanas. Debido a la falta de uso, la batería no ha tenido el mantenimiento correcto y los neumáticos están bajos de presión e, incluso, se han deformado. Al volver a conducir, estas condiciones pueden provocar unas pequeñas vibraciones hasta que los neumáticos recuperen su forma y, en el peor de los casos, pueden significar un reventón.

Asimismo, a medida que las temperaturas empiezan a ascender, es hora de ir pensando en cambiar los neumáticos por unos de verano. Por ello, Continental recomienda aplicar la "Regla de los Siete Grados", es decir, cuando las temperaturas exteriores alcanzan los 7° C, los neumáticos de verano vuelven a estar en su momento.

En palabras de Andreas Schlenke, ingeniero de desarrollo de neumáticos de Continental, a medida que las temperaturas aumentan, también lo hacen las distancias de frenado. "La guía lateral ya no es tan precisa y los neumáticos de invierno se desgastan más rápido”. Por eso, no se recomienda conducir con neumáticos de invierno en verano, según la compañía, que dispone de una red profesional de especialistas del neumático bajo la marca BestDrive con más 250 puntos de servicio en España.

Por otro lado, los conductores no deben intentar cambiar sus propias ruedas sin las herramientas adecuadas. Una llave dinamométrica con indicador es fundamental para comprobar el par de apriete, aunque los valores adecuados de los neumáticos se puedan encontrar en el manual del conductor. De esta manera, al tener los neumáticos con la presión correcta, el coche estará listo para su primera salida de primavera.

“Aquellos conductores que cambien sus neumáticos en el taller o distribuidor de neumáticos pueden conducir con tranquilidad, sabiendo que expertos han comprobado los neumáticos, los han montado correctamente y, si es necesario, han pedido repuestos”. En caso de tener dudas adicionales sobre el estado de los neumáticos, Continental recomienda preguntar al distribuidor o al taller para pedir consejo y tener una opinión experta también sobre el estado de la banda de rodadura y los tacos de goma, porque, al igual que los laterales, estos no deberían mostrar signos de estar dañados.