En el Salón Internacional del Automóvil de Fráncfort (IAA) de este año, las tecnologías de Delphi Automotive PLC forman parte del equipamiento de un gran número de vehículos nuevos. Entre ellas destaca el primer controlador multidominio del sector a finales de 2017: se trata del Audi zFAS, que se incluirá como primicia en el Audi A8.

Esta tecnología hace posible la enorme potencia de cálculo que requieren los sistemas avanzados de asistencia al conductor y los sistemas de seguridad activa. Para la conducción autónoma, las plataformas de cálculo multidominio resultan esenciales en los mecanismos de seguridad, la seguridad funcional y el rendimiento funcional, todo ello adaptado a la automoción. Este potente centro de control también reduce la complejidad, coste y peso del sistema. Estará disponible en varios modelos Audi, así como en el nuevo Porsche Cayenne.

Delphi también ha desarrollado formas más seguras y sencillas para que los conductores se comuniquen con sus vehículos. El reconocimiento de gestos 3D integrado de Delphi, disponible en el nuevo BMW X3, permite controlar el sistema de infoentretenimiento con unos sencillos gestos con la mano y el brazo. Básicamente funciona como si fuera un lenguaje de signos para comunicarse con su coche.

Debido al aumento de la demanda por parte de los clientes de un mayor intercambio de datos e infoentretenimiento dentro del automóvil, la ampliación de la cartera de cables, conectores y puertos para usuarios de Delphi permite comunicar datos de sonido, vídeo y navegación dentro del vehículo. El nuevo Jaguar E-PACE incluye el panel de conectividad por USB de Delphi como parte de su equipamiento.

Por otro lado, la Unión Europea limitará las emisiones de CO2 en los vehículos nuevos a 95 g/km de media, en comparación con los 130 g/km de 2015, lo que afectará al 95% de la flota de vehículos nuevos en 2020 y al 100% a partir de 2021. La demanda de tecnología de inyección directa de gasolina (GDi) va en aumento y está previsto que en 2020 casi la mitad de los motores de gasolina a nivel mundial cuenten con tecnología GDi. El sistema GDi de Delphi reduce significativamente las emisiones de CO2, además de ser un referente en el sector por su bajo nivel de ruido, que para los clientes es una cuestión clave. Se incluye en el equipamiento del nuevo Citroën C3 Aircross.