Delphi Technologies destaca que sus discos de freno revestidos han superado a los de la competencia en unos tests independientes, al ofrecer más de 720 horas de resistencia a la corrosión por niebla salina frente a menos de 24 horas de los discos OE premium pintados en negro y los convencionales.

“Sabemos que la clave para que un servicio de frenos sea rentable es una instalación rápida y a la primera”, explica Neil Fryer, vicepresidente, responsable internacional de marketing, producto y estrategia de Delphi Technologies Aftermarket. “Nuestros frenos revestidos están diseñados para poder instalarlos inmediatamente al sacarlos del embalaje, lo que permite ahorrar unos valiosos tiempo y dinero. Somos también conscientes de que tanto distribuidores como talleres quieren los mejores productos para sus clientes. Las pruebas realizadas confirman lo que siempre hemos sabido: con nuestros discos de freno revestidos, los clientes pueden tener reparaciones rentables y productos que puedan instalar y recomendar”.

Un laboratorio independiente especializado en materiales ha realizado un estudio comparativo de producto usando una conocida aplicación de PSA. Siguiendo la normativa ASTM B117-16, el laboratorio ha sometido un disco de freno de Delphi Technologies, uno OE y otros cinco discos premium pintados de los principales competidores de aftermarket a 720 horas de exposición intensiva a niebla salina.

Transcurridas 24 horas, el disco de freno revestido de Delphi Technologies sólo ha mostrado una corrosión moderada en algunas zonas. “El disco ha demostrado un gran rendimiento durante toda la prueba”, destacan desde la compañía, para añadir que, en marcado contraste, tanto el disco OE como el disco premium pintado han mostrado una corrosión total en sólo 24 horas y han sido retirados de la prueba, evidenciando la diferencia entre los discos totalmente revestidos, los pintados y los convencionales.

“Los discos de freno de hierro fundido son propensos a la corrosión por la sal, el polvo y el agua de las carreteras”, explica Fryer. “Por eso, aplicamos por toda la superficie de nuestros discos un revestimiento Geomet, respetuoso con el medio ambiente a base de escamas de zinc y agua, que cubre la cubierta superior, el borde exterior, los conductos interiores y las superficies de fricción. Como han demostrado estos tests, esta aplicación aumenta significativamente la protección del disco”.

Además de una mayor protección, los discos de freno revestidos de Delphi Technologies también ofrecen ventajas significativas para los montadores. Como no hay necesidad de limpiar el aceite, los técnicos solo tienen que sacar el producto de la caja e instalarlo directamente. El revestimiento Geomet de la superficie de instalación también facilitará la extracción del disco de freno, puesto que habrá una menor corrosión y, por tanto, menos adherencia. Según Fryer, “estas pruebas demuestran que, cuando se trata de frenos de disco, es tan importante el recubrimiento como lo que hay bajo la superficie en términos de calidad y diseño”.