Contar con un especialista en climatización y térmico como EA Clima es muy importante. Alguien que muestre de manera clara cómo funciona un sistema de climatización, que destaque la importancia técnica del filtro deshidratador, que proponga recambios alternativos u originales -no sólo por la mera transacción económica sino por una idoneidad técnica equilibrada-... En definitiva, que comparta conocimientos técnicos y comerciales que ayuden a resolver dudas en torno a la climatización de vehículos. “Y así establecer estrategias de crecimiento que transmitan la suficiente confianza, para que nuestros clientes compren el producto con seguridad y, lo más importante para nosotros, que los conocimientos y confianza adquirida se traslade al taller y al propio usuario del vehículo”, comentan desde la compañía.

Acompañar profesionalmente y en la manera que precisen, a cada uno de los integrantes de la cadena de suministro que todos conformamos es la mejor manera de enriquecer el sector de la climatización de vehículos.

Tradicionalmente, nuestro producto se ha envuelto en un halo de exagerado tecnicismo, que se utilizaba -y aún se utiliza en cierto modo-, como mecanismo para alejarse de él. La tarea que genera deshacer esta percepción, casi constituye para nosotros un proceso de trabajo paralelo a la venta del producto y que anticipamos en la mayoría de los casos; de hecho, uno de nuestros objetivos es el de generar demanda real y creciente, fundamentada en el equilibrio entre creación y respuesta de la misma.

Esta perspectiva nuestra sobre la venta recambios, maquinaria y herramienta para climatización de vehículos confluye con las iniciativas, que periódicamente desarrolla el sector del recambio, relacionadas con múltiples campañas de actualización, lanzamiento de productos o, como en este caso, con la seguridad al volante, ya que debemos observar como elemento de seguridad pasiva el confort térmico que proporciona el sistema de climatización.

Nuestro país ha pausado su actividad en general y con ella la movilidad. Sin duda, debemos estar preparados, no sólo para responder a la demanda de repuestos que activará la finalización o moderación del estado de alarma, sino también para abordar y resolver los problemas técnicos que esa inactividad haya podido desencadenar. Todos -proveedores, recambistas y talleres- habremos de trabajar para acondicionar la demanda.

La calidad de los componentes que se instalan diariamente en los circuitos, es fundamental. Compresor, condensador, filtro deshidratador, acumulador, presostatos, válvulas y tubos de expansión, evaporadores..., pero también el uso adecuado del refrigerante homologado y el aceite destinado a lubricar el compresor. El buen uso y la comprensión del funcionamiento y comportamiento de estos elementos en el circuito nos facilita la tarea y proporciona la seguridad necesaria para resolverla con solvencia, aunque en ocasiones también es instructivo conocer qué ocurre en los componentes o en el propio circuito si no respetamos protocolos de reparación elementales o empleamos materiales y fluidos no compatibles o de calidad no contrastada.

Fíjese, los compresores eléctricos instalados en vehículos híbridos o eléctricos cumplen su función de igual modo que los compresores tradicionales, pero no lo hacen movidos por correa; comprimen y aspiran el refrigerante gracias a un motor eléctrico; además, su funcionamiento es vital, ya que forman parte de un sistema que, además de proporcionarnos confort térmico, refrigera las baterías en este tipo de automóviles. De 200 a 300V de corriente continua son suficientes para llevar al extremo una de las características habituales de los aceites lubricantes para climatización: la rigidez eléctrica. Los aceites dieléctricos son obligatorios para la lubricación de este componente. Los fabricantes de estaciones de carga garantizan que sus estaciones, a través de distintos protocolos de limpieza interna, impiden la contaminación por mezclado de aceites tradicionales con aceites dieléctricos, como las estaciones Ecotechnics, donde en la mayoría de sus modelos se incorpora la función Hibrid.

En torno a la situación actual y conectándola a nuestro sector, debes saber que en unas semanas, tan pronto comience a descender el estado de alarma sanitaria, los procesos de higienización del habitáculo del vehículo comenzarán a formar parte de las operaciones más solicitadas en el taller. La baja temperatura del evaporador y la condensación de la humedad generada al desconectar nuestro sistema de A/A promueve la formación de numerosos microorganismos, como gérmenes, bacterias, virus, hongos, esporas u otros patógenos que generan, además, olores desagradables en el habitáculo, y que continúan en movimiento gracias a la circulación de aire.

Herramientas nebulizadoras de detergentes o generadores de ozono formarán parte de las diversas intervenciones de limpieza, constituyendo un protocolo de saneamiento que significará la implementación de medidas destinadas a salvaguardar el mantenimiento de nuestra salud, gracias la inactivación o la eliminación/dilución de microorganismos, controlando el riesgo de infección para las personas, o la contaminación de objetos o entornos. En este aspecto, la verdadera responsabilidad de las empresas proveedoras será la de exponer estas herramientas higienizantes exactamente como lo que son, y hasta donde son capaces de llegar en su cometido. Exige información sobre los productos que adquieres en torno a este proceso de limpieza y trasládala con la misma franqueza al destinatario del producto o servicio, puesto que no todo será ni tan efectivo ni tan saludable.

En EAClima estamos encantados de ayudaros, resolver dudas, mostrar cómo funcionan los productos, ya que esta necesaria transmisión de información vital es, en sí misma, el mejor de nuestros productos, la verdadera virtud de una compañía como la nuestra.