Luca de Meo, presidente de SEAT, inauguraba el 11 de abril el VI Congreso de Gasnam en Madrid, explicando la capacidad de la industria española para innovar y adaptarse a los nuevos retos, como la movilidad en las ciudades y la irrupción del uso de energías renovables. El presidente ha anunciado que el Centro Técnico de SEAT, que cuenta con más de 1.000 ingenieros, desarrollará la tecnología GNC para el Grupo Volkswagen. “Queremos que ésta sea una tecnología 'made in Spain', queremos ser pioneros y creemos que lo vamos a conseguir”, ha afirmado.

De Meo ha definido esta energía como “una alternativa sostenible y rentable frente a los combustibles tradicionales y al vehículo eléctrico”. En este sentido, ha señalado que los clientes buscan autonomía, que la carga pueda realizarse en el trabajo o en casa y que sea rápida. “Lo bueno de la tecnología GNC es que ya existe”, por lo que “no son necesarias grandes inversiones y puede ofrecerse ampliamente a los clientes”, ha afirmado. Entre sus grandes ventajas se encuentra el tiempo de carga, que es rápido y limpio, y un ahorro de costes a la hora del repostaje del 55% respecto a la gasolina y del 30% frente al diésel.

Ante los máximos representantes de la industria del gas, Luca de Meo ha destacado que estos vehículos tienen la doble vertiente ECO (ECOlógicos y ECOnómicos), ya que existen reservas de gas para cientos de años. También ha indicado que, si el parque de vehículos de España contase con un millón de vehículos ligeros GNC, se dejarían de emitir a la atmósfera 1,2 millones toneladas de CO2/año, lo equivalente a cubrir Madrid de árboles.“Además, supondría un ahorro al conductor de entre 700 y 1.000 euros al año”.

En cuanto a la colaboración entre entidades para desarrollar esta tecnología, el presidente de SEAT ha subrayado que el futuro del GNC pasa “por cooperar con competidores, instituciones y otras compañías para crear un ecosistema y lograr que el GNC sea una alternativa a la electrificación”. “Es fundamental que se aumenten las inversiones en gasineras, porque no sirve de nada tener la tecnología y el mercado sin una infraestructura capaz de responder a las necesidades de los ciudadanos”, ha demandado de Meo. Asimismo, ha resaltado que SEAT está trabajando con diversos partners, asumiendo el reto de que España disponga de 300 gasineras en el año 2020.

SEAT comenzó a apostar por el GNC con el lanzamiento del Mii, el León TGI y el Ibiza, con el objetivo de “ser la marca de referencia en movilidad vehicular con gas natural, biogás y futuros combustibles sintéticos”. De hecho, cuenta con el portfolio de coches GNC más amplio del Grupo Volkswagen y de Europa. A final de 2018, SEAT también adaptará el modelo Arona, el único SUV GNC del mundo.

En España, las matriculaciones de vehículos propulsados por Gas Natural Comprimido se han multiplicado por diez en lo que va de año, y se espera que en 2030 un millón de coches de gas estén circulando en las carreteras y ciudades españolas. Para SEAT, “el mercado español es el segundo más importante en términos de tecnología de GNC, después de Italia”. Muestra de ello es que, en el primer trimestre de 2018, SEAT ha vendido en España más de 900 coches de gas, casi los mismos que en todo el año 2017.