En virtud de un acuerdo, Mahle tendrá acceso a los servidores de FCA y la capacidad de recuperar toda la información necesaria para la diagnosis y las funciones de servicio.

FCA es el primer fabricante de vehículos que protege sus interfaces OBD con una pasarela de seguridad. Según explican desde Mahle, “esto ya no presentará un problema para los usuarios de las herramientas de diagnóstico de Mahle, como TECH-PRO (Mahle) o CONNEX (Brain Bee).

Los talleres podrán comprar acceso en forma de suscripción anual y, posteriormente, acceder al portal de la FCA. “Todas las regulaciones en diagnosis relevantes estarán disponibles y podrán utilizarse plenamente”, indica Joachim Schneeweiss, director comercial de EMEA en Mahle Aftermarket Service Solutions, para añadir que “los usuarios podrán trabajar con su equipo de diagnosis de Mahle como de costumbre, cambiando rápidamente al servidor FCA para descargar el certificado que se requiere para ciertas funciones de servicio”.

El portal de seguridad se introdujo porque había indicios de que terceros podían acceder a las funciones de seguridad de los vehículos mediante protocolos de diagnóstico y conectividad. FCA respondió inmediatamente introduciendo amplias medidas de seguridad. Desde entonces, la interfaz OBD se puede leer pero los usuarios no pueden escribir o eliminar entradas. Anteriormente, los cambios en los sistemas de vehículos sólo eran posibles utilizando los equipos originales de FCA.