Euromaster se lanza al cuidado y mantenimiento de las dos ruedas como alternativa dentro de la nueva movilidad en las ciudades. Esta nueva línea de actividad, que se enmarca en el nuevo plan estratégico de la compañía pilotado por el nuevo director general Francis Ferreira, está enfocado principalmente a scooter y vehículos de hasta 125 cc, que no requieren permiso específico y pueden conducirse con el carné B de coche, aunque sin renunciar a las de mediana y gran cilindrada para las que también se está equipando.

Si bien en la actualidad existen algunos centros franquiciados de Euromaster donde se presta el servicio de neumáticos para moto, éste depende más del impulso del taller que de un servicio propio de la red. Para homogeneizar esta oferta, se pone en marcha un proyecto piloto en seis de sus talleres (cuatro propios y dos franquiciados) repartidos entre Madrid, Valencia, Málaga y Motril (Granada).

Las tres primeras son, tras Barcelona, las que mayor parque de dos ruedas registran en todo el país, según el informe “Los vehículos de dos ruedas” elaborado por Anesdor, Estamos Seguros y Centro Zaragoza, mientras que la localidad granadina de Motril también entra en el top 10 provincial de penetración de motos.

Euromaster fachada

Con este piloto, que en una primera fase estará orientado a la mecánica rápida y al cambio de neumáticos, Euromaster pretende recabar toda la información de este nuevo servicio en términos de soluciones, herramientas, formación, etc., lo que permitirá definir esta nueva línea de mantenimiento de las dos ruedas para extenderla al resto de la red. Además, formará y reciclará a profesionales de sus talleres con el fin de ampliar su conocimiento del coche a la moto.

Aunque el objetivo es atender las necesidades del conductor particular de moto, Euromaster también explorará las necesidades de mantenimiento de las empresas de motosharing para poder dar soporte a sus flotas de vehículos que ganan cada vez más adeptos. Según el estudio Movilidad en Moto 2020 elaborado por Anesdor, en colaboración con Motos.net., entre los que ya conocen el motosharing, el 36% ya es usuario o piensa serlo pronto.

Por otro lado, y según el mismo estudio, la crisis sanitaria ha provocado que un 12% de usuarios que no tenía intención de comprar una moto haya cambiado de opinión. Esta tendencia puede acelerarse como alternativa factible frente al transporte público, ya que la moto, al contrario que el coche, es más económica y sufre menos problemas de aparcamiento. De hecho, un 56% declara tener parking para motos cerca de su destino.

Para Euromaster, todo ello conforma “un caldo de cultivo” propicio para las dos ruedas que genera nuevas necesidades de mantenimiento, sobre todo entre aquellos conductores que realizan trayectos cortos (seis de cada diez) y que utilizan este medio de transporte para su desplazamiento habitual al centro de trabajo. Según Anesdor, el sector de las dos ruedas crecerá un 6,8% este año, hasta las 195.000 unidades, mientras que, en 2020, las ventas en este segmento supusieron el 13% de los vehículos vendidos en España.