Fiix es el nombre de una startup canadiense que apuesta por una nueva idea para solucionar las averías de vehículos: las reparaciones a domicilio. La novedad se encuentra en su funcionamiento, según recoge un artículo del Blog Ruta 401, ya que actúa como un intermediario entre clientes y profesionales, de tal manera que es la propia plataforma la que gestiona las demandas de los clientes y asignan los mecánicos.

Las comunicaciones entre Fiix y los clientes se pueden realizar vía chat o a través de una llamada de teléfono. Este último método es el que recomiendan desde la compañía, ya que la conversación directa facilita el mejor diagnóstico del problema. Una vez se hayan recogido todos los datos, será Fiix quien se encargue de enviar un profesional al domicilio del cliente, en menos de tres horas, siempre y cuando se trate de una avería leve, que pueda ser reparada fuera de unas instalaciones profesionales.

La propia compañía afirma que casi cuatro de cada cinco reparaciones podrían realizarse fuera del taller si se tiene al personal adecuado y que, gracias a su modelo, se ahorra tiempo y hasta un 30% de dinero.

Desde el punto de vista contrario, Loctite se pregunta si es realmente fiable esta manera de diagnosticar una avería. “Es decir, se podría dar el caso de que si la diagnosis no es la correcta, es probable que el profesional no lleve las herramientas adecuadas”.

Además, en esta plataforma no sabemos nada del profesional que se nos asigna, más allá de que según la plataforma, está disponible. “¿Es un profesional cualificado? ¿En qué talleres ha trabajado con anterioridad? ¿En qué tipos de trabajos está especializado?”, se preguntan desde el blog, destacando que “en Internet se abren oportunidades a mucha gente, pero también las puertas al intrusismo laboral”.