Brembo lleva muchos años destacando en las competiciones automovilísticas a nivel mundial, lo que ha impulsado la innovación y el desarrollo tecnológico de la empresa hasta llegar a Flexira, un nuevo concepto de pinza de aluminio de alto rendimiento que supera las limitaciones de espacio reducido del interior de las ruedas, típica de los coches compactos.

El principal obstáculo para la aplicación de pinzas fijas en vehículos compactos siempre ha sido la falta de espacio entre el disco y la rueda, debido al tamaño del vehículo y a la particular forma de los sistemas de suspensión empleados en estos segmentos. Esta pinza de aluminio de primer equipo ha sido concebida y desarrollada para poder ser insertada en espacios reducidos, manteniendo la funcionalidad y prestaciones propias de una pinza fija, pero al mismo tiempo con unas dimensiones similares a las de una pinza flotante.

El aluminio es el metal de referencia, fundido por gravedad en una aleación específica y empleando moldes. Solamente en la parte exterior de la pinza hay unas inserciones de acero (llamadas “mangas” en argot mecánico), que aumentan las características de fuerza mecánica, reduciendo el volumen axial de la pinza. Estas inserciones cilíndricas pueden verse desde la superficie frontal de las pinzas, donde normalmente se aplica el logotipo.

La pinza compacta Brembo tiene pistones de 38 y 42 mm de diámetro, una almohadilla de 72 cm2 de superficie y material de fricción de 11 mm de grosor. Esta solución, patentada por Brembo, garantiza una reducción de la masa, en comparación con las pinzas flotantes de hierro fundido normalmente utilizadas en los vehículos de los segmentos A, B y C. Esta reducción del peso no amortiguado del vehículo permite reducir el consumo de combustible y las emisiones contaminantes, aumentando la eficiencia dinámica del vehículo y reduciendo los momentos de inercia.