La Federación Regional de Empresarios del Metal de Murcia (Fremm) e Iberdrola apuestan por trabajar conjuntamente para promover la movilidad sostenible como vía para luchar contra el cambio climático, con la firma de un convenio para fomentar el uso de vehículos eléctricos entre los asociados de la Federación.

El acuerdo, que tendrá un año de duración y con posibilidad de renovación anual, ha sido suscrito por Alfonso Hernández Zapata, presidente de Fremm, y por Joaquín Longares, delegado comercial de Iberdrola en la Región de Murcia. En el acto también estuvieron los presidentes de las asociaciones de la rama de la automoción Gretamur, José de la Cruz, y Avomur, Jesús Molina, y de los Instaladores Eléctricos, Javier Ríos, integrantes de la organización empresarial y que acogen a los empresarios beneficiados del acuerdo, así como Patricio Valverde, delegado Institucional de Iberdrola en la Región.

La colaboración entre Fremm e Iberdrola va a permitir que tanto los empleados de la federación como las empresas asociadas, tengan acceso a condiciones preferentes para el desarrollo e implantación de puntos de recarga para vehículos eléctricos. El acuerdo implica también que las compañías asociadas se puedan beneficiar de estas ventajas en su venta e instalación a terceros.

Además, el convenio firmado prevé otros ámbitos de actuación, entre los que destaca la convocatoria de una jornada informativa para los asociados de Fremm en la que se darán a conocer por parte de Iberdrola las posibilidades que ofrece la regulación y el mercado actual para el fomento de la movilidad eléctrica, y también la posibilidad de realizar sesiones individuales con las empresas que forman parte de la federación.

Iberdrola está desplegando un plan de movilidad sostenible, con una inversión de 150 millones de euros, con el que intensificará el despliegue de puntos de recarga para vehículos eléctricos en los próximos años. La iniciativa prevé la instalación de cerca de 150.000 puntos de recarga en hogares, empresas, en vía urbana, ciudades y las principales autovías en los próximos cinco años. La apuesta por el despliegue de estaciones de alta eficiencia se concretará en la instalación de estaciones ultra rápidas (350 kW) cada 200 kilómetros, súper rápidas (150 kW) cada 100 kilómetros y rápidas (50 kW), cada 50 kilómetros.