Juan Antonio Sánchez Torres, presidente de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (Ganvam),

pronosticó que si las ventas continúan en niveles de caídas por encima del 20 %, el sector tendrá que hacer frente al cierre de más de medio millar de empresas y puntos de venta, con la consiguiente pérdida de 5.000 puestos de trabajo.

 

El dirigente expresó que “llueve sobre mojado”, ya que desde que estallara la crisis, en 2.008, se “han perdido 35.000 puestos y más de 2.000 pymes”. Además, las que han sobrevivido “a duras penas” se encuentran en una situación de extrema debilidad.

Sánchez Torres recurrió entonces a la metáfora de la ‘espada de Damocles' para referirse a la amenaza de la incertidumbre que se cierne en torno al sector de la distribución y reparación de automóviles.

Durante los tres últimos años la cifra de matriculaciones en España ha descendido casi un 40 %, hasta situarse por debajo del millón de unidades, retrocediendo a niveles de 1.996. Las previsiones para este 2.011 apuntan a un volumen inferior a las 900.000 matriculaciones.