Gefco, empresa especializada en logística del automóvil, ha transportado desde Wuhan a Francia 500 toneladas de piezas de automóvil, gestionando así uno de los primeros trenes que parten de la ciudad china desde que la crisis mundial de la Covid-19 obligó a tomar medidas de cierre.

Debido a la gran demanda de transporte por ferrocarril en China y a que la mayoría de los trenes terminan en Alemania, la compañía ha estado trabajado con los operadores ferroviarios y los propietarios de las terminales para coordinar este envío y asegurar la llegada de un tren de mercancías completo directamente a Francia.

Gefco proporcionó una solución de puerta a puerta, que incluía todos los acuerdos necesarios para el transporte por carretera y ferrocarril, la carga de los contenedores en las plantas de los proveedores en Shanghái y Chengdu, los procedimientos aduaneros y el almacenamiento en Francia.

Diecinueve días después de su recogida, el 21 de abril, y siguiendo una ruta de 10.000 kilómetros a través de siete países (China, Kazajstán, Rusia, Bielorrusia, Polonia, Alemania y Francia), los 41 contenedores llegaron a la terminal de Lille Dourges, en el norte de Francia.

La empresa ha puesto en marcha procedimientos sin contacto en las terminales, como parte de las estrictas medidas de seguridad necesarias debido a la Covid-19, y trasladó las piezas en el tren dentro de una solución sellada durante las tres semanas de viaje, asegurando así que no hubiera riesgo de que el virus pudiera viajar junto a la mercancía.

Dado que las fábricas de automóviles han cesado su actividad en toda Europa, Gefco ha encontrado soluciones para almacenar las piezas en almacenes locales a fin de garantizar un acceso rápido de los clientes tan pronto se reanude la producción. Además, para ayudar a los fabricantes a reiniciar su trabajo, la compañía ha enviado más de dos millones de máscaras por aire, y ahora también por ferrocarril, para garantizar la salud y la seguridad de los empleados cuando se reabran los centros de producción.