El gigante de Internet Google ha iniciado conversaciones con la mayoría de principales fabricantes de automóviles del mundo para acelerar su empuje hacia el coche autónomo, expuso el pasado miércoles Chris Urmson, jefe de proyecto, en el Automotive News Congreso Mundial.

 

Así, los proveedores designados por Google incluyen Bosch, que suministra la electrónica de potencia y radar de largo alcance, ZF Lenksysteme, que hace lo propio con un nuevo aparato de gobierno, LG Electronics, que aporta las baterías, Continental y Roush.

Urmson confirmó que Roush, empresa de ingeniería con sede en Michigan, construyó el podlike biplaza con el que Google planea comenzar las pruebas en las vías públicas este mismo año.

"En algún momento vamos a buscar socios que nos permitan construir vehículos completos, para llevar la tecnología al mercado", recalcó el dirigente. De hecho, Google planea desplegar una flota de prueba de prototipos Roush a lo largo de este mismo 2015.