Tras la renovación por segundo año consecutivo del patrocinio de Istobal al equipo Hyperloop UPV, una parte de este equipo de estudiantes de la Universidad Politécnica de Valencia, se ha desplazado ya hasta la Universidad de Purdue (Indiana, Estados Unidos) para construir el primer prototipo español de Hyperloop, el ya denominado quinto método de transporte. Se trata un medio de transporte de pasajeros y mercancías movido por energía 100% renovable que permitirá viajar a más de 1.100 km/h.

El prototipo, que ahora toma el nombre de Atlantic II por la colaboración transatlántica entre universidades para su construcción, ha sido seleccionado entre 300 proyectos de universidades de todo el mundo para participar en la Hyperloop Pod Competition II, organizada por la empresa aeroespacial americana SpaceX, que tendrá lugar del 25 al 27 de agosto en California. Los estudiantes de la UPV constituyen el único equipo español del certamen y se encuentran entre los cinco europeos de la competición.

Tras ganar el Premio al Mejor Diseño en la primera fase de la competición, los jóvenes de la UPV se disponen a construir el prototipo del proyecto junto con estudiantes de la Universidad americana de Purdue. “De momento, ya tenemos el chasis y el carenado, y hemos probado con éxito el sistema electrónico en vacío en las instalaciones de Val Space Consortium, el Consorcio Espacial Valenciano que colabora con la Agencia Espacial Europea (ESA)”, señala Juan Vicén, responsable de Comunicación de Hyperloop UPV, quien confía que pueden ser uno de los equipos más rápidos de la competición.

Ahora los esfuerzos van dirigidos a construir un vehículo que pueda ir lo más rápido posible sobre la pista de pruebas, pero que pueda detenerse con seguridad antes de llegar al final de la misma. El prototipo, de 2',0 metros de ancho y un metro de alto tiene una capacidad para una persona, y el objetivo es que duplique la marca de la primera fase, alcanzando alrededor de 200 km/h levitando sobre la pista, gracias a un sistema de imanes.

A través del convenio de patrocinio, el grupo refuerza, por segundo año consecutivo, su apuesta por el talento de estos jóvenes universitarios que están trabajando en la construcción de este prototipo. Para la compañía valenciana, “es de suma importancia seguir apoyando el talento que se genera desde la universidad y apostar por el trabajo de innovación e investigación de estos jóvenes, a través de proyectos revolucionarios como éste, y de otros proyectos que se están desarrollando junto con estudiantes de la Universidad Politécnica de Valencia a través de la Cátedra Istobal”.