Industrias Dolz se vestía de largo, el pasado 18 de mayo, para presentar oficialmente al sector su nueva planta en el Polígono Supoi-8 de Almassora (Castellón), que fabricará más de 100.000 bombas de agua para automoción a la semana. Las instalaciones están ubicadas junto a las líneas de comunicación estratégica del Corredor Mediterráneo para abastecer cualquier mercado. Además, los almacenes de Dolz tienen capacidad para un stock permanente de más de medio millón de bombas.

Bajo el lema de “¡Sin Límites!”, la nueva fábrica ocupa más de 25.000 metros y está construida sobre la base de la eficacia logística, ahorro energético, compromiso medioambiental, fundición de aluminio inyectado en la propia fábrica, que estará activa durante 24 horas, robotización de los procesos productivos y la aplicación de las últimas tecnologías en logística, integrando el SAP con la radiofrecuencia y la preparación de los envíos a clientes.

De esta forma, la compañía castellonense, con más de 80 años de historia, continúa cumpliendo el Plan Estratégico que en 2016 diseñó para la expansión de la empresa en nuevos mercados internacionales, potenciar la innovación en la fabricación de este recambio para automóviles, mejora e innovación del sistema productivo y la construcción de una nueva fábrica.

Cuatro de cada diez bombas cambiadas montan en sus motores un recambio fabricado por la compañía, que cuenta también con instalaciones en China y en Argentina. Actualmente, Bombas Dolz fabrica casi cuatro millones de bombas de agua al año y, con esta nueva planta, la capacidad de producción llegará hasta los cinco millones y medio de bombas.

Durante la inauguración de la fábrica, y ante todos los invitados, Jesús Dolz, director general de la compañía, quiso ensalzar, además del equipo humano que forma la empresa, la figura de su abuelo Jesús, “un verdadero emprendedor, que puso en marcha una idea con poco dinero y mucho trabajo en aquella España de los años 30. Conocía a todos sus empleados por sus nombres, a sus esposas y a sus hijos. Eran una gran familia, como seguimos siendo en Industrias Dolz”.

El responsable también hizo hincapié en que, además de crecer “Sin Límites”, “en Dolz consideramos necesario y prioritario mejorar nuestros niveles de servicio con el cliente. Por eso estas instalaciones están pensadas para maximizar nuestra capacidad y nuestra producción, alcanzando las 24 horas de trabajo continuo”.

Según Jesús Dolz, cuando se diseñó esta fábrica “pusimos por delante nuestros sueños y objetivos para los próximos diez años. Todo ha sido orientado para dar mejor servicio a los clientes, reducir costes logísticos internos, mejorar exponencialmente nuestra eficiencia e instalar la maquinaria más moderna. Todos los recursos y el esfuerzo de la empresa han ido a impulsar la innovación que demanda el mercado, la automatización y la robotización en los procesos productivos, además de priorizar el respeto y mejora del medio ambiente”.

“Desde esta empresa confiamos en nuestro producto y creemos en el recambio independiente o aftermarket”, añadía Jesús Dolz. “Creemos en el futuro de nuestro producto como pieza clave, ya no en la reparación, sino en el mantenimiento del vehículo. Desde aquí hemos sido testigos de este cambio que ha otorgado a la bomba de agua como pieza clave del kit de distribución, un protagonismo del que anteriormente carecía. Protagonismo del que muchos de vosotros sois conscientes; de ahí vuestra presencia hoy aquí que, una vez más, quiero agradecer”.

Cabe destacar, por otro lado, la presencia en el evento inaugural de Dolz de su nuevo director de Marketing, Javier Vicent, procedente de Norauto, que sustituye en el cargo a Stephane Hayes, incorporado recientemente a Brain Bee.