La macrocentral logística de Alberic (Valencia), emblema del 'crack' inmobiliario español, ha dado un paso de gigante para su finalización definitiva tras seis años de parálisis por la crisis económica después que la compañía Top Recambios haya adquirido gran parte de esta nave con la intención de acabarla.

 

Posteriormente, pretende trasladar hasta allí su actividad de distribución nacional e internacional de piezas para el automóvil, que se encuentra en período de expansión.

Representantes de la compañía, propiedad de Juan Reig, confirman que tras dos años de negociaciones han comprado cerca de 70.000 de los 160.000 m2 de esta mastodóntica nave, convertida en uno de los grandes símbolos del estallido de la burbuja del ladrillo después que el anterior propietario, la cadena de supermercados Vidal, iniciara su construcción en 2008 y se viera obligada a frenarla por falta de financiación tras haber realizado un desembolso de unos 45 millones de euros.

Top Recambios se ha hecho con la parte delantera que da a la A-7, concretamente el almacén con unos 120 muelles de carga que corre en paralelo a la autovía. Sin embargo, no se ha quedado con toda la estructura mecanizada y autoportante o silo de 30 metros de altura destinado a almacenar perfectamente clasificados los artículos, que en estos momentos es una mole vacía.