Honeywell ha iniciado las operaciones comerciales en su nueva planta de fabricación en Geismar (Luisiana, Estados Unidos) para satisfacer la creciente demanda global de su refrigerante para aire acondicionado de automóviles de última generación. La planta se ha convertido, según la compañía, en las mayores instalaciones de producción de HFO-1234yf del mundo, vendido comercialmente bajo la denominación Solstice yf.

Solstice yf es producto desarrollado por el equipo de científicos de Honeywell para satisfacer las necesidades del sector de la automoción de sustituir el R-134a, el refrigerante para automóviles más usado. Solstice yf tiene un potencial de calentamiento atmosférico (PCA) inferior a 1, lo cual es inferior al dióxido de carbono y un 99,9 % inferior al R-134a, que tiene un PCA de 1300. El R-134a es un hidrofluorocarburo (HFC), el cual muchos gobiernos y sectores pretenden hacer desaparecer de forma gradual desde principios del 2000.

Honeywell ha realizado una gran inversión en las instalaciones de Geismar, que ha aumentado su personal en más de un 20 % y ha creado alrededor de 1.400 puestos de trabajo relacionados con la construcción como parte de este proyecto. Gracias a esta inversión, la planta se ha convertido en una de las instalaciones de producción más avanzadas de Honeywell. Servirá de escaparate para algunos de los propios procesos y tecnologías de automatización de la empresa, entre los que se incluye Honeywell Connected Plant.

Más de 20 millones de vehículos en circulación utilizan de forma segura HFO-1234 yf, aunque se espera que este número supere los 40 millones a finales de 2017. Prácticamente cada fabricante de vehículos del sector automovilístico planea utilizar el refrigerante en al menos uno de sus modelos destinados a Estados Unidos, según informa Honeywell, para sacar provecho de sus numerosas ventajas medioambientales. La adopción global de este refrigerante reducirá las emisiones de gases de efecto invernadero con un resultado equivalente a retirar de la circulación de forma permanente a más de 30 millones de vehículos.