Liqui Moly amplía hasta los cuatro millones de euros en productos propios su apoyo a los cuerpos de intervención y servicios de emergencia. “La entrega gratuita de nuestros productos logra aliviar las finanzas de numerosas organizaciones humanitarias para que puedan adquirir otros equipamientos igualmente necesarios”, afirma el gerente de la empresa, Ernst Prost.

A principios de abril, el especialista de aceites y aditivos anunció que pondría a disposición de servicios de emergencias, bomberos y otros cuerpos de intervención que están en primera línea en la lucha contra el coronavirus productos propios por un valor de un millón de euros. “Ayudamos con aquello que sabemos hacer mejor: aceites, aditivos y otros productos para el cuidado de vehículos”, anunciaba entonces Ernst Prost.

Ernst Prost liqui moly

Liqui Moly recibió solicitudes tanto de organizaciones alemanas como de todo el mundo. La demanda adquirió dimensiones tales que la empresa pronto amplió su paquete de ayudas hasta los tres millones de euros. “Ya hemos consumido esos tres millones. No queda ni un céntimo”, dice Ernst Prost. “Todos los días nos siguen pidiendo nuestros productos gratuitos para parques de bomberos, servicios de ambulancias, vehículos de servicio, servicios móviles de asistencia a personas, entregas de almuerzos a domicilio, etc. ¿Es hora de dejarlo?”, se pregunta Ernst Prost.

“Claro que no. La responsabilidad social es más importante que tener un balance a finales de año en el que luzcan máximos beneficios”, concluye Ernst Prost, quien cree que “esta buena causa bien merece un millón de euros más; con ello aumentamos nuestra donación de productos de tres millones de euros a cuatro. Para ayudar a quienes ayudan”.