La productividad y la efectividad en un taller dependen tanto del factor humano como del factor mecánico, recalca Loctite en un artículo que les adjuntamos íntegro. No es solo quién las usa, sino cómo las utiliza y cómo se preocupa de mantenerlas.

 

Para realizar un trabajo apropiado, las herramientas del taller mecánico deben estar en un estado lo más perfecto posible. Mantener tu equipo en las mejores condiciones no necesita de mucho tiempo ni de grandes costes, es suficiente con un uso correcto y un mantenimiento diario.

Del mismo modo, para alargar la vida útil de las herramientas es imprescindible un mantenimiento periódico. No hay que esperar a que esté completamente desgastada o defectuosa para sustituirla. Resulta más económico hacer un mantenimiento y uso apropiado para que puedan durar el mayor tiempo posible.

Una de las causas más habituales de rotura es el mal uso de las herramientas, por lo que es recomendableseguir las instrucciones de cada fabricante y emplear cada herramienta para el trabajo que se necesita. Parece obvio, pero muchas veces, sobre todo en las herramientas manuales, se coge una herramienta que no es la apropiada y eso lleva a un desgaste innecesario.

El principal problema en las herramientas manuales es la acumulación de grasa y otras sustancias, que puede hacer que a la hora de emplearlas requiera del empleo de más fuerza o más tiempo. Limpiarlas después de cada uso o, como mínimo, al acabar la jornada es una buena forma de hacer que duren más.