Dentro de la operativa de un taller existen herramientas y procedimientos que pueden ayudar a simplificar las tareas y a gestionar mejor los encargos. Una de estas herramientas son las órdenes de trabajo, remarca Loctite en un más que interesante artículo que les adjuntamos.

Una orden de trabajo es una herramienta informativa y de gestión que se usa en numerosos sectores, por ejemplo en los talleres. Se trata de una simple hoja que recoge los datos esenciales relacionados con cada reparación: el número del servicio, nombre del cliente, reparación a realizar, coste del trabajo, fecha de entrada y entrega del vehículo, observaciones (si las hubiera), etc.

Al rellenar una orden de trabajo, se realizan al menos dos copias una de las cuales se la quedará el taller y la otra el propio cliente.