Los ingresos de Brembo crecieron un 10,6% hasta el 30 de septiembre, alcanzando los 1.713,7 millones de euros. En comparación con los primeros nueve meses de 2015, el Ebitda creció un 26,3% hasta los los 337,1 millones de euros, mientras que el Ebit lo hizo en un 37,8%, hasta los 254,1 millones de euros.

El beneficio neto aumentó un 40,9% hasta los 186,2 millones euros, y las inversiones netas totalizaron 175,6 millones. Por su parte, la deuda financiera neta descendió en comparación con el 30 de junio de 2016, hasta los 256,6 millones de euros.

“Estamos muy satisfechos con los buenos resultados que también hemos podido conseguir en el tercer trimestre de 2016”, declara Alberto Bombassei, presidente de Brembo. “El crecimiento de dos dígitos confirma la eficacia de nuestras estrategias globales, centradas en la inversión, la continuidad de los procesos y la innovación del producto en Italia y en todos los países donde operamos”.

Asimismo, Bombassei anuncia la ampliación de la planta en Dabrowa (Polonia), justo pocos días después de la inauguración de la nueva planta mexicana en Escobedo y la colocación de la primera piedra de la fundición adyacente. “Junto con la finalización de la nueva fábrica norteamericana de Homer, esta constante evolución de la capacidad industrial y de producción de Brembo, mediante la incorporación de nuevas fábricas con tecnología puntera, proyecta a la empresa hacia un futuro de gran consolidación geográfica y creciente dinamismo colaborativo con nuestros clientes de todo el mundo”.

Por su parte, Matteo Tiraboschi, vicepresidente ejecutivo de la compañía, ha declarado que, entre los aspectos más positivos de los resultados, es importante destacar la capacidad que tiene el negocio de generar fondos que apoyen el nuevo ciclo de inversiones estratégicas. “Además de la construcción de las nuevas fábricas en México y Polonia, el plan de inversiones que lanzamos en el tercer trimestre también prevé la finalización de la nueva planta de Nanjing, en verano de 2017”.