Los nuevos líquidos de frenos Bosch ENV4 y la versión de alto rendimiento ENV6 aseguran que los sistemas de frenos modernos ofrezcan el mejor rendimiento en todo momento. Esto se logra principalmente por la menor viscosidad y el mayor punto de ebullición en comparación con los líquidos de frenos estándar DOT. La alta lubricidad del líquido Bosch ENV6 minimiza los ruidos y el desgaste de los sistemas ABS y ESP. Además, los líquidos de frenos recientemente desarrollados reducen la corrosión dentro de los sistemas de frenado.

Las mejoradas características técnicas de los nuevos líquidos de frenos permiten intervalos de servicio mayores para la versión ENV6. En concreto, el líquido de freno estándar DOT4 necesita ser reemplazado cada dos años, mientras que el ENV6, de alto rendimiento, ofrece un intervalo de sustitución de tres años.

Otra ventaja es la compatibilidad descendente del nuevo líquido de frenos ENV6, que puede utilizarse en todos los sistemas de frenos fabricados desde 1990 que utilicen el típico fluidos de freno a base de poliglicol. Los sistemas que trabajan con líquidos de frenos LHM -a base de aceites minerales- o que contienen siliconas (DOT5), son los únicos excluidos.

En gran medida, los tiempos de reacción del sistema ESP dependen de la viscosidad del líquido de frenos: cuanto menor es este valor, más corto es el tiempo de reacción del ESP. Con el nuevo líquido de frenos ENV, la viscosidad se ha mejorado en un promedio del 9% en comparación con los líquidos de frenos DOT4 de baja viscosidad, alcanzando valores inferiores a 700 mm²/s.

Su alto punto de ebullición es otra característica de calidad. Cuanto más alto es éste, menor es el riesgo de formación de burbujas de vapor dentro del sistema de frenado, la principal causa de fallos del sistema. El nuevo líquido de frenos Bosch ENV6 presenta un punto de ebullición mejorado de hasta 185º C. En consecuencia, el ENV6 garantiza a los usuarios hasta un 50% más de seguridad a través de un menor riesgo de bloqueo de vapor. Por su parte, el ENV4 con sus 175º C excede los requisitos estándar de los líquidos DOT4. Ambas características -alto punto de ebullición y baja viscosidad- mejoran la seguridad y la fiabilidad de los sistemas de frenos.

Bosch también ilustra la alta calidad de los nuevos líquidos de frenos mediante el diseño del embalaje: ambas versiones, ENV4 y ENV6 forman parte de la llamada “etiqueta negra” que caracteriza los productos de alta calidad.

El resultado de todos los test en el centro de pruebas de Bosch en Abstatt (Alemania) demuestra que el ENV4 cumple con todos los estándares actuales exigidos por los fabricantes de automóviles, mientras que el ENV6 (ENV de ENVelop) cumple con todos los estándares reales, tales como DOT3, DOT4, DOT5.1, ISO Clase 6 y los requisitos de todos los principales fabricantes de vehículos. Una ventaja adicional para los talleres es que los líquidos de frenos de Bosch no han sido catalogados como sustancias peligrosas, según las actuales especificaciones de la legislación.