First Stop, red de talleres especializados en neumáticos y mantenimiento integral del automóvil, apuesta por esta alternativa ecológica al combustible tradicional, firmando un acuerdo junto a Repsol para incorporar entre sus servicios, desde este mismo mes, el proceso de adaptación en sus talleres de vehículos de gasolina a GLP o AutoGas.

El acto de presentación del acuerdo, que tuvo lugar en el taller de First Stop de la calle Guzmán el Bueno 62 de Madrid, ha contado con la participación de Jonathan López, director de Operaciones de First Stop; Jose Rodríguez, responsable de Estrategia de Flotas de First Stop; Estíbaliz Pombo, gerente Desarrollo AutoGas Repsol; Nacho Pérez Robledillo, director general (CEO) de iRCONGAS; y Pablo Casero Barragán, director comercial y Marketing de iRCONGAS.

First Stop Repsol AutoGas 2

Para la adaptación de un vehículo de gasolina a AutoGas en los talleres de la red First Stop se requiere de un KIT homologado que se instala en el vehículo de gasolina, sin la necesidad de realizar ninguna operación directamente en el motor:

  • Instalación de un conmutador en el salpicadero, para poder seleccionar el combustible con el que se desea circular: AutoGas o gasolina.
  • Instalación del depósito de almacenamiento, que usualmente se sitúa en el espacio de la rueda de repuesto dentro del maletero.
  • Instalación de boca de carga, generalmente en el lateral trasero del vehículo.

La legislación española limita esta transformación a:

  • Vehículos propulsados por combustible gasolina matriculados a partir del año 2001 en adelante, que cumplan con normativa de nivel de emisiones EURO 3 o posterior.
  • Determinados vehículos matriculados entre el año 1995 al 2001 que también cumplan con normativa Euro3.
  • Vehículos propulsados por combustible gasolina matriculados a partir del año 2006, que cumplan con normativa de nivel de emisiones EURO 4, 5 ó 6.
  • Determinados vehículos matriculados con anterioridad al año 2006 que también cumplan con normativa Euro4.

Este tipo de instalación puede costar alrededor de 1.200 euros + IVA (dependiendo del tipo de vehículo y marca), que se amortizan en un uso normal de entre 50.000 y 60.000 kilómetros en la vida del vehículo.

El GLP, conocido también como AutoGas, es el carburante alternativo más utilizado en el mundo, con prestaciones similares a las de los combustibles tradicionales, pero con muy bajas emisiones. Reduce las emisiones de NOx en un 68% y de partículas en un 100%, según datos de la Asociación Española de Gas Licuado. Asimismo, contribuye a reducir el efecto invernadero al disminuir en un 14% las emisiones de CO2 y minimiza los niveles de ruido en un 50%.

FIRST STOP   AUTOGAS

Las matriculaciones de AutoGas en estos ocho primeros meses de 2019 han sido de 19.645 vehículos, casi las mismas matriculaciones que en todo el año anterior (19.664), según datos de la DGT. Asimismo, las adaptaciones en estos primeros meses de 2019 fueron 5.171, superando en más de 1.400 unidades al mismo periodo de 2018 (crecimiento del 40,2%). Estas cifras hacen que el parque español de AutoGas alcance los 106.082 vehículos hasta agosto (excluyendo Ceuta, Melilla y Canarias).

Los vehículos propulsados por GLP cuentan con la etiqueta ECO que, entre otras ventajas, permite circular en las zonas de tráfico restringido de las ciudades o en los momentos de entrada en vigor del protocolo medioambiental para reducir la contaminación. Además, esta etiqueta permite la bonificación de hasta el 75% del impuesto sobre vehículos de tracción mecánica en Barcelona y Madrid.

El AutoGas también aumenta la autonomía del vehículo, ya que el motor pasará a ser bifuel y funcionará con gasolina y AutoGas, lo que permitirá autonomías de hasta 1.200 km sin necesidad de repostar. Ya se han instalado surtidores en más de 650 estaciones de servicio repartidas por todo el territorio y Repsol lidera el mercado con más de 400 que ofrecen este carburante alternativo.