El proveedor de servicios textiles MEWA consiguió aumentar en 2018 sus ventas alcanzando los 704 millones de euros (672 millones en 2017). Por su parte, la plantilla ha alcanzado los 5.600 empleados (400 puestos más respecto al año anterior) a disposición de 188.000 clientes (184.600 en 2017).

Asimismo, MEWA incrementó durante el año pasado sus inversiones en activos fijos y en tecnología respetuosa con el medio ambiente: 63 millones de euros, frente a los 45,1 millones de 2017. Con el nuevo lanzamiento en el mercado de Inglaterra, la empresa está presente en 45 localidades y distribuye a 21 países dentro del marco europeo. Además, se están preparando otros servicios digitales para mejorar aún más la atención al usuario.

MEWA

Estas cifras de la compañía centenaria demuestran cómo el beneficio económico va de la mano del beneficio ecológico. “El principio de reutilización, los procesos empleados para ahorrar recursos y el sistema basado en la economía circular presente en los servicios de MEWA contribuyen de forma decisiva en la sostenibilidad y la protección del medio ambiente”, aseguran sus responsables.

Con la nueva campaña en torno al concepto "textilsharing", que se refiere al uso compartido de textiles, MEWA da un paso más en el desarrollo de su imagen positiva como marca. La campaña da respuesta a una tendencia cada vez más demandada: no es necesario poseer un producto o servicio para poder utilizarlo, también se puede alquilar, tomar prestado o compartirlo con otros usuarios.

En palbras de Oliver Gerrits, director de Marketing de MEWA, “lo que llevamos haciendo estos 111 años ahora se está dando a conocer a través del concepto de 'sharing'. En MEWA, desde su fundación en 1908, el 'textilsharing' ha significado siempre una cosa: alquilar en lugar de comprar".