Bajo el lema 'We'll Never Play Alone', el primer equipo masculino del FC St. Pauli Handball viajó en agosto a Ruanda, con el apoyo de Meyle, para visitar por primera vez a su club asociado Gorillas Handball Club en Kigali. El objetivo de esta cooperación es fomentar el deporte de balonmano y el intercambio cultural.

Durante los diez del proyecto, los jugadores participaron en talleres de trabajo con unidades de entrenamiento, capacitación de entrenadores y partidos amistosos, así como en visitas a escuelas. A 25 entrenadores de toda Ruanda se les transmitieron conocimientos teóricos y prácticos de planificación de entrenamientos. “Nos satisface poder contribuir como patrocinador principal a esta estupenda campaña que une a culturas diferentes a través del deporte", manifestó André Sobottka, director de Ventas, Marketing y Comunicación de Meyle.

Desde 2016, el fabricante hamburgués es patrocinador principal de los equipos femenino y masculino del FC. St. Pauli Handball en la primera división. Además de realizar una donación, Meyle prestó apoyo al equipo en la implementación del proyecto con el transporte del equipamiento de balonmano a Ruanda. Adicionalmente, un cliente de Meyle se hizo cargo de la movilidad local del equipo.

Después de dos semanas, el equipo volvió del país centroafricano con las maletas repletas de vivencias. “Nunca olvidaremos a aquella gente y su trabajo. Ruanda es un gran país en el que esperamos que el balonmano juegue un papel importante. El Gorillas Handball Club realiza un valioso trabajo y le ofrece una ocupación provechosa a muchos niños y jóvenes”, dijo el capitán del equipo Arne Dohren. “Un gran sueño es que nos visite un equipo de Kigali y juegue con nosotros en la copa de St. Pauli”.