Los neumáticos, con un 33,9% de rechazos, y el alumbrado, con un 30,9%, son las dos principales causas por las que un vehículo no pasa la Inspección Técnica en nuestro país, según informa Velyen, empresa especializada en el equipamiento integral de los talleres, y recoge Faconauto.

A esos motivos le siguen los gases (9,4%), los frenos (8,2%) y problemas relacionados con la dirección y la suspensión (4,8%). Para Velyen, con un correcto equipamiento del taller es posible detectar estos problemas de cara al cliente y, de ese modo, impulsar el resultado de la posventa en los concesionarios.

Para ello, cuenta con Recepción Pro-Activa Servi-Velyen 360º que permite detectar previamente las anomalías del estado del vehículo, lo que redunda en una mayor transparencia, mejor calidad del servicio. Con ello, Velyen destaca que se genera más confianza y se reducen los riesgos de no detectar posibles averías o defectos, consiguiendo, además, un diagnóstico más eficaz.

En clave de planificación del trabajo, se evitan, según el fabricante, costes inesperados para el cliente que puedan generar una mala imagen del negocio, minimizando la aparición de ampliaciones adicionales una vez el coche ha entrado en taller.