El nuevo Nissan Skyline saldrá a la venta este otoño en el país nipón y perpetuará la tradición establecida por el primer Skyline en 1957, ya que cada nueva generación adopta las tecnologías más avanzadas de su época. Este vehículo, además de la tecnología ProPILOT 2.0, también incluye el nuevo sistema NissanConnect, que ofrece una amplia gama de servicios de conectividad.

ProPILOT 2.0, diseñado para circular por autopista, se conecta al sistema de navegación del vehículo para ayudar a maniobrar el coche siguiendo una ruta predeterminada. Por primera vez, este nuevo sistema también permite circular por un solo carril sin necesidad de coger el volante.

Antes de activar estas nuevas funciones, el conductor debe introducir su destino en el sistema de navegación para generar una ruta predeterminada. Cuando el coche entra en la autopista, la función de conducción asistida del sistema está disponible. Una vez activado, este sistema ayuda al conductor a circular por autopista de varios carriles y ofrece asistencia con los adelantamientos, los cambios de carril y las salidas, hasta llegar a la salida de la autopista predeterminada.

El nuevo sistema ProPILOT también permite circular por un sólo carril sin necesidad de coger el volante. Cuando el vehículo se aproxima a una bifurcación o si puede adelantar a otro vehículo que circula más despacio, el sistema analiza el momento adecuado para desviarse o para adelantar en base a la información que recibe del sistema de navegación y de los sensores de 360º. Por su parte, el conductor recibe ayudas sonoras y visuales muy intuitivas cuando el sistema le pide que ponga ambas manos en el volante y confirme el inicio de dichas maniobras mediante un interruptor.

Cuando el sistema ProPILOT 2.0 está activo, un sistema de control situado en el habitáculo confirma continuamente si el conductor presta atención a la carretera. Si el conductor ignora un aviso durante la conducción, el sistema activa las luces de emergencia y reduce la velocidad del vehículo hasta detenerlo totalmente. Además, un servicio de llamadas de emergencia establece automáticamente una conexión de audio con un operador situado en un centro de atención telefónica para atender situaciones de emergencia.