Una vez más, Pirelli se sustenta en el ‘Zero' para consolidar su posición mundial en un sector de prestigio y mejorar su presencia en la categoría ‘Premium'. De esta manera es lógico que, 30 años después de que apareciera el primer P Zero, Pirelli lance ahora la última versión del neumático en tres versiones distintas. El objetivo es satisfacer la creciente demanda de rendimiento, fiabilidad y seguridad y para reforzar la estrategia del ajuste perfecto de Pirelli, que significa hacer los neumáticos a medida para cada modelo de automóvil.

El P Zero representa la tecnología más avanzada de la famosa división de investigación de Pirelli, que integra una multiplicidad de soluciones técnicas de los ingenieros de la firma italiana en estrecha colaboración con sus homólogos de los fabricantes de automóviles más importantes del mundo. Haciendo coincidir la tecnología más avanzada, procesos y materiales con los requerimientos específicos de cada nuevo coche durante la fase de diseño, Pirelli es capaz de suministrar los neumáticos a medida para cada modelo.

El sello del nuevo P Zero es su capacidad para garantizar la máxima estabilidad incluso a altas velocidades: La tecnología del talón F1 significa que las fuerzas actúan sobre la pared lateral del talón y se distribuyen de forma más uniforme, lo que reduce, en consecuencia, cualquier caída en el rendimiento y también mejora la integridad de la estructura cuando se somete a altas cargas y velocidades.

El P Zero abre un nuevo camino si hablamos de durabilidad. Así, no sólo con una vida útil del neumático más larga, sino también con un rendimiento más consistente a lo largo de todo el ciclo de vida. Al hacer la huella más plana gracias al Extended Range Profile, los ingenieros de Pirelli han sido capaces de asegurar que el desgaste sea más uniforme.  El aumento del número de ranuras de la banda de rodadura, así como de canales más profundos y más anchos en la superficie, significa que el rendimiento de aquaplaning lateral ha mejorado, llevando a un aumento del 10% en la capacidad de expulsión de agua. Todo esto se suma a una frenada más estable y segura en condiciones de mojado. El diseño específico de la banda de rodadura también ha sido concebido para reducir el ruido en el habitáculo, mejorando el confort en la conducción. La forma en la que las ranuras transversales han sido dispuestas, en una secuencia deliberadamente desordenada, interrumpe el ruido generado por el golpeo del aire, distribuyendo el sonido en múltiples frecuencias, reduciendo al mínimo el volumen de ruido.

La combinación de nuevas técnicas de modelado que han optimizado el perfil del molde junto a una reducción en el peso y la introducción de materiales con alto contenido de sílice (más del 80%) ha conducido a una reducción del 15% en la resistencia a la rodadura. Ello tiene obvias ventajas si hablamos en términos de reducción del consumo de combustible.

El P Zero tiene sólo un nombre, pero se produce en tres variantes técnicas, con diferentes aplicaciones y niveles de rendimiento: cada uno designado para un específico tipo de vehículo. Para coches con un carácter más deportivo hay un diseño de banda de rodadura con menor escultura, que está destinada a favorecer un rendimiento más dinámico y deportivo. El segundo diseño de la banda es más apropiado para turismos gracias a un reborde externo más acanalado orientado a absorber mejor cada impacto con la superficie de la carretera, mejorando la comodidad, que es una parte importante en este tipo de vehículos. Por último, el tercer diseño es mucho más agresivo, acercándose a los neumáticos lisos vistos en la competición: este ha sido creado para el nuevo P Zero Corsa.