Carlos Ghosn, expresidente de Renault y Nissan que fue arrestado en Tokio en noviembre por irregularidades contables, ya intentó la fusión de Renault con Fiat Chrysler hace dos o tres años, aunque la propuesta habría sido frustrada por la oposición del Gobierno francés, según informa Financial Times y recoge El Economista.

El caso Ghosn habría sido un punto de fricción en las negociaciones de ambas compañías, pero la reciente nueva Junta Directiva liderada por el presidente de Renault, Jean-Dominique Senard, ha mejorado la confianza de que los planes de fusión pueden avanzar, de acuerdo con fuentes internas.

La combinación de Renault, Nissan, Fiat Chrysler crearía un fabricante de automóviles que podría competir mejor contra otros globales como Volkswagen o Toyota. La propia Fiat Chrysler estaría interesada en la llegada a buen puerto de una alianza. Según el diario, el presidente John Elkann estaría reuniéndose con varios rivales, incluido PSA en Francia, con el fin de concretar un posible acuerdo para fortalecer la posición del fabricante.

Por ello, continúa El Economista, la situación de Renault y Nissan habría de hacerse lo más rápido posible, ya que fuentes internas no descartan que Fiat se haya fusionado con éxito con otro grupo para cuando Renault y Nissan resuelvan sus propios alianzas.