Tras detener el crono del histórico circuito de Nürburgring en un tiempo de 5 minutos y 19.55 segundos, Schaeffler y Porsche han puesto de manifiesto la enorme capacidad de los vehículos híbridos en el automovilismo. El piloto alemán Timo Bernhard, al volante del Porsche 919 Hybrid Evo, ha pulverizado un récord que permanecía imbatido desde 1983, superándolo en casi un minuto.

“Teníamos muy buenas sensaciones, pero que el nuevo mejor tiempo sea casi un minuto más rápido es simplemente increíble”, afirma Peter Gutzmer, CEO tecnológico de Schaeffler. "Este hito nos muestra lo potentes y, al mismo tiempo, eficientes que son los coches de competición de propulsión híbrida. Creo que este resultado muestra cómo la tecnología ha evolucionado continuamente desde la vuelta récord que obtuvo Stefan Bellof en 1983. Estamos convencidos de que la combinación de un motor de combustión interna y un motor eléctrico marcará el camino hacia la eficiencia y el placer de conducción también para los vehículos de producción, gracias en gran parte a las innovaciones desarrolladas por Schaeffler”.

El nuevo Porsche 919 Hybrid Evo es un nuevo desarrollo modificado del vehículo con el que Schaeffler y Porsche ganaron conjuntamente en 2015, 2016 y 2017 la carrera de las 24 horas de Le Mans, además de los títulos de pilotos y constructores en el Campeonato Mundial de Resistencia FIA (WEC) durante esos años. Este prototipo está propulsado por un sistema híbrido basado en un motor de gasolina en combinación con dos sistemas de recuperación de energía diferentes. El piloto que firmó esta marca fue Timo Bernhard, vencedor absoluto en Le Mans en 2010 y 2017 y en las 24 horas de Nurburgring un total de cinco ocasiones.

Este récord obtenido en Nürburgring supuso una escala más dentro de la gira que el 919 realiza por todo el mundo. En sus primeras apariciones, el prototipo ya había registrado un nuevo récord en el circuito de Spa-Francorchamps y antes de la carrera de 24 horas en Nürburgring hizo algunas vueltas de demostración junto al mítico Porsche 956, quién batió la marca anterior en 1983. Como socio de este proyecto, Schaeffler contribuye con su experiencia en nuevos conceptos de movilidad, desarrollando soluciones para trenes motrices optimizados y respetuosos con el medio ambiente que utilizan motores de combustión, así como vehículos híbridos eléctricos y eléctricos.