Bomberos y Protección Civil del municipio coruñés de Betanzos, además de unidades de otros parques de la comarca trabajaron durante la madrugada del lunes para controlar las llamas y evitar que el fuego llegase a otras naves próximas del polígono de Piadela.

El incendio comenzó en la nave de la empresa Fercar Europa, dedicada a fabricación y venta de maquinaria y herramientas para la automoción, informa La Voz de Galicia. Apenas una hora después del comienzo del fuego, sobre las 23:00 horas del 21 de octubre, las llamas afectaban a prácticamente toda la cubierta de la nave industrial y podían verse desde puntos muy alejados del lugar.

Nada más darse la alarma, los servicios contraincendios acordonaron la zona para evitar que las llamas pudieran alcanzar a otras instalaciones, algunas de las cuales, dadas las características de las empresas que allí operan -una de pintura y otra de producción de alcohol-, podrían almacenar materiales inflamables.

El propio dueño del negocio, Fernando Durán, acudía tras la llamada de la Guardia Civil y de los Bomberos de Betanzos. En declaraciones al programa Voces de A Coruña, Durán ha declarado que en un principio habían controlado una parte del incendio, “pero al poco tiempo subió hacia el tejado y ya fue imposible”. Aún se desconocen las causas que originaron el fuego, la nave se encontraba vacía en el momento que se inició. “No había nadie. Yo salí de la empresa a las 19.00 horas. Y quedaba todo bien, como todos los días”, ha señalado Durán.

En la empresa trabajan once personas. “Ahí se queda el trabajo de 25 años. Ahí va un montón de dinero y un problema para volver a iniciar toda la actividad, porque era de importación”, ha añadido. La instalación llevaba en el polígono de Piadela desde 2002 y Fernando Durán ya estima unas pérdidas de tres millones de euros: dos en mercancía y uno en la instalación. La empresa dispone de otra nave en Coirós, que se encuentra vacía en estos momentos.

Tanto la alcaldesa de Betanzos, María Barral, como el concejal de Urbanismo, Andrés Hermida, acudieron al lugar del suceso ante la gravedad de la situación.

(Foto: La Voz de Galicia).