Sigaus, previa consulta a sus asesores jurídicos, ha analizado cómo afecta a las actividades de empresas adheridas y gestores de aceites usados la entrada en vigor del Real Decreto 463/2020 por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19.

  • Fabricantes y comercializadoras de lubricantes. La declaración del estado de alarma no implica limitación alguna a la actuación ordinaria de los fabricantes de aceites industriales adheridos a Sigaus (fabricantes materiales, importadores o adquirentes intracomunitarios), salvo en lo que se refiere a la venta minorista de estos productos, a través de los establecimientos comerciales cuya apertura al público ha sido suspendida. Dicha prohibición no afecta, por tanto, a la actividad de fabricar, importar o adquirir en la UE aceite industrial, ni a su transporte y distribución en el mercado mayorista.
  • Gestores de aceites usados. La declaración del estado de alarma no afecta a la recogida y transporte de aceites usados, ya que las medidas restrictivas sobre el transporte del RD 463/2020 están referidas sólo al transporte de viajeros. Tampoco implica alteración alguna de las operaciones de valorización de los aceites usados recogidos.
  • Talleres de automoción. Salvo indicación expresa en contrario, pueden seguir ejerciendo su actividad en lo que se refiere a operaciones de mantenimiento de vehículos, entre ellas las de cambio de aceite lubricante, ya que su actividad no está considerada entre aquellas a las que se ponen restricciones en el mencionado RD 463/2020.

Como sistema colectivo de responsabilidad ampliada del productor, Sigaus continuará garantizando la financiación de las operaciones de gestión de los aceites usados en España con total normalidad, dando continuidad a la gestión de este residuo peligroso allí donde sea necesario.

El análisis jurídico completo elaborado por Sigaus se puede consultar pinchando AQUÍ.