Toyota anunció la llamada a revisión de 1,67 millones de vehículos en todo el mundo, la mayoría de ellos en Japón, de su modelos Auris, Crown Majesta y varios de su marca de alta gama Lexus, entre otros, debido a varios problemas técnicos.

 

 

Los problemas afectan al sistema de frenos y a la conducción de combustible. Sólo en Japón, el fabricante de automóviles tiene previsto revisar 1,053 millones de vehículos, informó el Ministerio nipón de Transporte.

 

Esta llamada a revisión se produce después de las realizadas por Toyota en febrero, abril y junio de este año, que en conjunto afectaron a casi diez millones de automóviles a nivel mundial por diversas irregularidades.

 

En este caso, el problema del sistema de frenos afecta a unos 802.000 vehículos de todo el mundo de los modelos Crown, Crown Majesta, Voxy y Noah fabricados entre 2007 y 2012, la mayor parte de ellos en Japón (704.000 vehículos) y China (94.000).

 

El defecto se ha detectado en el sellado de los cilindros del freno y puede provocar una degradación de la efectividad de la frenada, aunque no se ha registrado ningún accidente debido al mismo.

 

El segundo problema afecta a las conducciones que suministran combustible al motor, y afecta a los Toyota Crown Majesta, Crown y Mark X, así como a una docena de modelos de Lexus, todos ellos fabricados entre 2005 y 2010.

 

La disfunción puede aumentar el riesgo de incendio en el vehículo, aunque en este caso Toyota tampoco tiene constancia de ningún accidente relacionado con el defecto.

 

Toyota recomendará reemplazar las piezas necesarias de unos 759.000 vehículos en todo el mundo, entre ellos 423.000 en Estados Unidos, 244.000 en Japón y 36.000 en Europa.

 

El tercero de los problemas técnicos, que únicamente afecta a unos 190.000 vehículos en Japón fabricados entre 2006 y 2014, se ha detectado en el sistema de control de emisiones de los modelos Corolla y Auris.