Presentada oficialmente ante la prensa el pasado 5 de julio en Roma, uno de los pilares básicos sobre los que se sustentan los planes que la compañía tiene para Toyota Professional es la creación de una red de concesionarios especializados en vehículos comerciales, que contarán con al menos un asesor de ventas experto en este tipo de productos.

Para ello, Toyota confiará en los puntos de su red que tengan más potencial de venta de vehículos comerciales y los convertirá en “centros especializados” en los que la marca reforzará uno de los puntos fuertes que sus responsables han detectado en la venta de turismos: “la mejor experiencia de cliente”, informan nuestros compañeros de Todotransporte.

Los concesionarios Toyota que reciban el sello “LCV Centres” deberán cumplir unos estándares de calidad que justifiquen ese merecimiento también en lo que al servicio posventa se refiere, con “instalaciones dedicadas y elevadores especiales”, además de contar con “servicio exprés” y “furgonetas de sustitución” para sus clientes, tal y como detalló Rodrigo García de la Paz, el máximo responsable de Flota en Toyota Motor Europe.

“Debemos cuidar y vigilar la calidad de los servicios de venta y posventa de los LCV Centres, no sólo darles ese nombre”, afirmó García de la Paz, quien destacó que Toyota Motor Europe tiene meridianamente claro que en un negocio como el de la comercialización de vehículos comerciales “el stock es crítico”, por lo que los concesionarios expertos en este segmento contarán con al menos tres unidades del Proace y otras tantas del Proace City, así como dos del Hilux y varios modelos carrozados en exposición.