La seguridad es uno de los pilares sobre los que se asienta la marca Volkswagen. El programa Volkswagen Driving Experience lleva 16 años formando a los conductores españoles (por sus cursos han pasado más de 22.000 alumnos), con un objetivo de reducir la siniestralidad en las carreteras.

Para ello, la escuela de conducción cuenta con un programa formativo en el que instructores profesionales enseñan a los conductores a mejorar su técnica y a sacar el máximo partido a los asistentes que incorpora su gama de vehículos. Además, les conciencian de los peligros de conducir bajo los efectos del alcohol y las drogas o del riesgo de las distracciones al volante, ya que causan el 33% de los accidentes mortales que se producen en nuestro país.

A la luz de esta cifra, Volkswagen ha querido lanzar una campaña de seguridad vial para incidir en la importancia de apoyarse en los sistemas de asistencia que incorporan los vehículos para recudir al mínimo el riesgo de accidente.

A través de una serie de vídeo-consejos, Luis Moya, embajador de la marca, mostrará hasta qué punto el uso de la tecnología, unido a una conducta responsable al volante, puede evitar accidentes y salvar vidas en la carretera.