En 2017, Volvo Cars hizo público su compromiso de electrificar todos los nuevos vehículos Volvo lanzados a partir de 2019. Desde entonces, la empresa ha potenciado aún más esta estrategia declarando su intención de que, a partir de 2025, el 50% de sus ventas globales correspondan a vehículos totalmente eléctricos.

“El futuro de Volvo Cars es eléctrico, y estamos firmemente decididos a dejar atrás los motores de combustión interna”, señala Håkan Samuelsson, presidente y consejero delegado de Volvo Cars. “Los acuerdos alcanzados con CATL y LG Chem ponen de manifiesto el modo en el que alcanzaremos nuestros ambiciosos objetivos de electrificación”.

CATL, de China, y LG Chem, de Corea del Sur, son fabricantes de baterías con una larga trayectoria en el ámbito del suministro de baterías de iones de litio al sector de la automoción a escala mundial. Cumplen las exigentes directrices que Volvo Cars impone a sus proveedores en cuanto a liderazgo tecnológico, cadenas de suministro responsables y modelos de coste competitivos. En China, el suministro de baterías se beneficiará de la economía de escala del grupo matriz Geely.

En estos momentos se está construyendo la primera línea de montaje de baterías de Volvo Cars en su fábrica de Gante (Bélgica), que estará terminada a finales de este año. El primer Volvo totalmente eléctrico que se producirá en Gante será el galardonado SUV compacto, XC40. Allí ya se están fabricando ahora variantes híbridas enchufables del XC40.

Tanto el XC40 como el Polestar2 fastback totalmente eléctrico y otros modelos comercializados por LYNK & CO, la marca hermana de Volvo de la que son copropietarios Volvo y Geely, se basan en la arquitectura modular compacta (CMA). A partir de este año, los tres modelos se fabricarán en una sola línea de producción en una fábrica operada por Volvo en Luqiao (China).

La futura arquitectura SPA2 es la nueva generación de la arquitectura escalable de productos (SPA) desarrollada internamente por Volvo y se lanzará a principios de la próxima década. La arquitectura SPA es una de las plataformas para vehículos más avanzadas de la industria automovilística y actualmente sirve de base a todos los modelos Volvo de las series 90 y 60. El primer Volvo basado en la arquitectura SPA2 que se lanzará será la nueva generación del gran SUV XC90.