Volvo ofrece una exclusiva combinación de alto rendimiento y eficiencia por medio del concepto de motor Drive-E, un motor de gasolina de 2 litros y 4 cilindros de triple propulsión con no menos de 450 cv.

 

"Cuando presentamos la familia Drive-E powertrain, en 2013, nuestro objetivo era crear los motores de 4 cilindros más avanzados para la industria en dos campos: nivel de emisiones, por un lado, y relación entre el consumo de combustible y el rendimiento y maniobrabilidad, por el otro", recuerda Peter Mertens, vicepresidente primero de Investigación y Desarrollo del grupo Volvo Car.

Sabíamos que 320 cv en nuestra configuración del motor de gasolina era sólo un punto de partida, prosigue. El concepto de motor Drive-E de alto rendimiento y 450 CV demuestra esta ambición y la versatilidad de los motores Drive-E.

Se trata de un concepto basado en un conjunto de tecnologías que no suelen encontrarse en un motor de cuatro cilindros. El motor utiliza dos turbos paralelos, que son alimentados por un turbocompresor eléctrico. Asimismo, el aire comprimido de esta unidad se utiliza para cargar los dos turbos paralelos, en lugar de alimentar a los cilindros.

El combustible se alimenta mediante una bomba de combustible dual que funciona a una presión de 250 bares. Mediante esta densidad de potencia, su instalación de triple propulsión y un sistema de combustible único, ofrece una conducción muy dinámica y sin retrasos del turbo en comparación con los motores monoturbo.

Michael Fleiss, vicepresidente de ingeniería de motores de grupo Volvo Cars, insiste que hay varias aplicaciones de pequeño tamaño y gran potencia de otros fabricantes en las que también se utiliza un turbo grande para generar un gran nivel de potencia, pero la experiencia de conducción se resiente debido a la lenta respuesta del motor.

Los responsables del fabricante sueco estaban convencidos de que podrían mejorarla. "No en vano somos una de las primeras firmas automovilísticas en adoptar y ofrecer una amplia gama de tecnologías turbo desde 1981", apunta Fleiss.

El concepto de motor Drive-E de alto rendimiento y 450 CV atrajo rápidamente la atención y la participación de proveedores de Volvo Cars, como AVL, Denso y Volvo Polestar Racing, lo que permitió estudiar teorías y tecnologías de motores de carreras al proceso de desarrollo.