Brembo demostró, una vez más, su supremacía en las 24 Horas de Le Mans, tras alzarse con la décima victoria consecutiva en la prueba de resistencia más exigente del mundo.

Gracias al éxito logrado en la 81ª edición de la competición, Brembo suma 22 triunfos no consecutivos desde 1989: doce con Audi, cuatro con Porsche, tres con Peugeot y uno con McLaren, Mazda y Mercedes.

Para el presente año, la compañía italiana equipó al 73 % de los vehículos. Incluso la categoría GTE montó los frenos Brembo en los Aston Martin, Ferrari y Porsche.

Brembo centró su presencia en Le Mans en los frenos de última tecnología, diseñados especialmente para los vehículos híbridos.