“Cuando compras productos para el taller seguro que siempre tienes en cuenta que, en mayor o menor medida, su calidad va a influir en la eficacia de las reparaciones”. Así lo afirman desde el Blog Ruta 401 de Loctite, que en su último artículo destacan cinco cualidades que deberían tener los fijadores de tornillos y roscas.

1. La principal cualidad de un fijador de tornillos debe ser su capacidad para garantizar la durabilidad de las uniones roscadas. Con el tiempo, la fijación pierde eficacia debido al rozamiento o a las altas temperaturas. Aquí es donde entra la capacidad del fijador para resistir las vibraciones y prevenir así el autoaflojamiento.

2. En el taller se emplean de forma más habitual los fijadores de resistencia media. Una de las cualidades que deben tener estos productos es que deben permitir la extracción posterior de las tuercas con herramientas manuales sin tener que calentar o deformar la unión.

3. Es importante que el fijador de tornillos sea seguro y no suponga ningún riesgo para los operarios o para el medio ambiente. Es el caso de Loctite 2700 y Loctite 2400, dos fijadores de roscas de la gama Health&Safety que no incorporan ninguna etiqueta de advertencia ni ningún símbolo de peligro. Estos productos se pueden usar de forma totalmente segura y no conllevan peligro alguno para la piel, los ojos o las vías respiratorias.

4. Los distintos tipos de fijadores de roscas se caracterizan por su diferente resistencia mecánica, química o térmica. En este sentido, cada producto está diseñado para ofrecer los mejores resultados en su ámbito. En general, se busca que un fijador de roscas tenga gran resistencia a las altas temperaturas, al aceite o a los productos químicos.

5. Por último, es importante que el fijador tenga la viscosidad adecuada, según las medidas o material de las roscas. Todas las roscas son de metal, pero no todos los metales son iguales, por lo que conviene contar con un fijador eficaz en hierro, otro en aluminio o otros para aleaciones varias. Por ejemplo, Loctite 243 es efectivo en superficies metálicas activas y pasivas.