En el nuevo modelo eléctrico Volkswagen ID.3, el Servidor de Aplicaciones en el Coche 1 (ICAS1) de Continental sirve como interfaz inteligente para Internet y constituye un componente central para todos los vehículos basados en la matriz de tracción eléctrica modular, incluidas las variantes chinas. Además del ID.3, también se utilizará en otros vehículos de la serie ID como el ID.4 de Volkswagen.

La computadora de alto rendimiento (HPC, por sus siglas en inglés) sirve como un servidor integrado de aplicaciones para el coche 1 (ICAS1). Continental trabajó estrechamente con Elektrobit para desarrollar esta computadora totalmente conectada en una plataforma creada para ello. Como ICAS1 en el VW ID.3, el HPC es también un elemento central para la transición a una arquitectura electrónica orientada a servicios, pues el servidor constituye el centro de datos central y el punto de conexión entre el vehículo y el mundo digital. Permite que se instalen nuevas funciones de software y actualizaciones de seguridad a través de una conexión inalámbrica, por lo que las actualizaciones OTA estarán a la orden del día. Además, el innovador concepto de servidor puede integrar tanto aplicaciones de Volkswagen como software de terceros.

Continental PP High Performance ECU Topview

Además, se simplifica el suministro de funciones, como la planificación de rutas con un alcance optimizado y la localización de estaciones de carga para coches eléctricos. Continental también ha desarrollado la llamada función "Plug and Charge" para su ICAS1, que se utiliza para controlar y simplificar el proceso de carga de los vehículos y que estará disponible a partir de 2021. Cuando se enchufa el cable de carga, el software del ICAS1 podrá autentificar el vehículo registrado en los puntos de carga soportados y hacerse cargo del proceso de carga y su facturación en base al contrato de carga almacenado en el back end.

Continental suministra también al VW ID.3 el tambor de freno con función de freno de estacionamiento electromecánico integrado. Debido al sistema cerrado y sellado, los frenos del nuevo VW ID.3 son mucho menos propensos a la corrosión. El tambor de freno eléctrico con función de freno de estacionamiento electromecánico se basa en el principio Simplex (EPB-Si). Éste es especialmente resistente y requiere poco mantenimiento, lo que satisface las crecientes necesidades de vida útil de los vehículos eléctricos. Además, el freno de estacionamiento eléctrico proporciona a los fabricantes de vehículos una mayor libertad y más opciones en el diseño del interior del vehículo, así como en la instalación de sistemas de asistencia al vehículo. Además, el sistema de frenos es escalable y con ello adecuado para coches mini y pequeños, así como para vehículos más grandes, con un peso de hasta 3,5 toneladas.

Continental EcoContact6

Por otro lado, Continental equipa con sus neumáticos al VW ID.3 de fábrica. Para ello, Volkswagen ha aprobado neumáticos de verano y de invierno para llantas de 18 y 20 pulgadas: los neumáticos de verano EcoContact 6 en tamaños de 18 a 20 pulgadas, AllSeasonContact en 19 pulgadas como neumático para todas las estaciones y los neumáticos de invierno WinterContact TS 850 P, para llantas con un diámetro de 18 pulgadas; todos ellos adaptados a los requisitos específicos del ID.3. Estos ofrecen una resistencia a la rodadura especialmente baja para ahorrar energía y permitir mejorar la autonomia entre los ciclos de carga. Están equipados con la tecnología ContiSeal, tecnología que sella de forma fiable los neumáticos en caso de pinchazo por objetos de hasta 5 milímetros de diámetro y, por lo tanto, evita alrededor del 90% de los daños en los neumáticos. Además, producen un ruido muy bajo que favorece la comodidad de la conducción, así como un diseño aerodinámico de los flancos para mantener baja la resistencia al aire del vehículo.

A diferencia de los vehículos convencionales de combustión, los vehículos eléctricos necesitan muchos circuitos de refrigeración, ya que las baterías funcionan de manera más eficiente entre 20° C y 40°C. Este espectro de temperatura hace posible un mayor alcance y aumenta la vida útil de la batería. Para mantener estas condiciones óptimas, las baterías deben calentarse o enfriarse en función de la temperatura ambiente, lo que requiere una gestión térmica. Continental proporciona líneas de mangueras flexibles para el control de la temperatura de la batería del ID.3, así como la bomba de calor para la refrigeración con el refrigerante más ecológico disponible actualmente, el R744. La nueva generación de mangueras ofrece algunas ventajas: además de la reducción de peso, las secciones transversales más pequeñas en el lado de alta presión y en el sistema de refrigeración de la batería contribuyen al uso de la menor cantidad posible de líquido refrigerante.

El ID.3 tendrá la capacidad de detenerse cuando sea necesario, pues el radar de largo alcance incorporado en el coche eléctrico con un alcance de más de 200 metros aumenta la seguridad y el confort con sistemas de asistencia al conductor, como asistencia al freno de emergencia y control de crucero adaptativo. Al combinarlo con el tambor de freno, la velocidad se ajusta automáticamente a las condiciones del tráfico para evitar accidentes, hasta llegar a un frenado de emergencia en situaciones especialmente críticas.

Pequeños, inteligentes y fundamentales para cada vehículo, los sensores de velocidad de las ruedas proporcionan información sobre la orientación y la velocidad de cada rueda de forma individual. Con su última generación de sensores, Continental también ofrece una solución inteligente para el ID.3 que constituye la base de numerosas funciones y sistemas del vehículo, como el Control Electrónico de Estabilidad (ESC) y el Sistema de Frenos Antibloqueo (ABS) o apoya la supervisión de las transmisiones eléctricas. Gracias a una mayor normalización, los sensores de velocidad de las ruedas de Continental son especialmente resistentes a la par que flexibles en su posición de montaje, y se desarrollaron de acuerdo con la norma de seguridad ISO 26262. Por lo tanto, la inversión en variaciones de diseño y validación se reduce significativamente, lo que conlleva un tiempo de comercialización.