Delphi Automotive ha lanzado su herramienta de diagnóstico con interfaz de comunicación de vehículo (VCI) de nuevo diseño, con un grabador de flujo de datos de segunda generación (OBDII). Se trata de una primicia en el mercado, funciona independientemente del sistema del vehículo y proporciona un diagnóstico de a bordo más rápido y preciso. Desde el motor, pasando por el chasis, al ABS, este VCI de uso sencillo posee una tarjeta digital micro SD e incorpora un interruptor de activación de la grabación de flujo de datos para registrar y extraer todos los parámetros cuando se conecta al vehículo durante el análisis, incluyendo la detección de fallos intermitentes (la información más difícil de identificar).

La función de búsqueda y activación automática Bluetooth establece una conexión inmediata del VCI con el vehículo, sin necesidad de tener que hacerlo manualmente. Además de resultar especialmente útil en instalaciones nuevas, sigue contando con un acceso manual por si fuese necesario. Ambas opciones pueden emplearse en instalaciones nuevas o en las ya existentes, siempre que el VCI se haya programado previamente con el software Bluetooth del PC.

El reconocimiento del VIN permite seleccionar de forma automática el vehículo correcto desde la entrada del VIN/número de chasis. Esta nueva función puede utilizarse en dos modos: automático y manual. Una vez introducido, el VIN seleccionará automáticamente el vehículo correcto según su marca, modelo y año. A partir de ahí seleccionará asimismo el código de motor correcto. Esta característica ayuda a racionalizar el proceso inicial de configuración y hace que el técnico necesite menos tiempo para realizar el diagnóstico.

Su nuevo diseño, robusto y antideslizante cuenta con una pantalla LED interactiva de lectura más fácil e incorpora una luz que ayuda a una localización más sencilla del conector de diagnóstico y a la monitorización del voltaje de la batería del vehículo para proteger la vida de la batería durante la configuración. Esto es especialmente importante durante el diagnóstico con el encendido en ON y el motor en OFF. El LED mostrará una luz de aviso si la batería desciende por debajo de los 10,5 v.

El Diagnóstico Conectado de Delphi también funciona con la nueva herramienta VCI. De forma similar a lo que sucedía con la versión más antigua del VCI, los técnicos conectan su netbook Delphi al cable en el conector universal J1962 situado debajo del salpicadero del vehículo para determinar de forma rápida los códigos de error; posteriormente son guiados a la zona sospechosa. Para finalizar su diagnóstico, pueden conectarse también a los datos técnicos, el historial o buscar información adicional en Internet.

Esta solución admite cambiar de función para evitar repetir acciones ya realizadas. Una vez que se ha completado el diagnóstico, el Sistema de Diagnóstico Conectado de Delphi permite que los técnicos encuentren el recambio directamente en el catálogo del distribuidor, en el catálogo de Delphi o en TecDoc, el sistema de catalogación de recambios líder del mercado europeo.

Al permitir que los técnicos se conecten a los datos del fabricante de equipamiento original (OE) y a los catálogos de recambios, el sistema ha añadido la ventaja de proporcionar un informe de diagnóstico integrado en un presupuesto de piezas y mano de obra que se imprime para el cliente. También posibilita que los técnicos tomen notas que pueden guardarse como referencia para el futuro.